Siempre se ha relacionado la picadura de un insecto con el supuesto dulzor de la sangre, cuanto más dulce, más te van a picar, afirman los abuelos, padres, amigos, entre otros. Pero esto no es así, es un mito y no una realidad. El dulzor no tiene nada que ver, aunque lo parezca.

La ciencia tiene la explicación para una de las preguntas más antiguas. El entomólogo de la Universidad de Wageningen (Holanda), Joop van Loon, reveló la razón: la clave está en la cantidad de compuestos químicos que generan las colonias de microbios que habitan en la piel de cada uno.

Según explicó, las personas generan distintas cantidades de químicos en su piel, y según esto es que los mosquitos seleccionan a sus víctimas.

“Las bacterias convierten las secreciones de nuestras glándulas sudoríparas en compuestos volátiles que son trasladados por el aire hasta el sistema olfativo en la cabeza de los mosquitos”, detalló Van Loop.

El científico explicó que estos insectos usan sus órganos sensoriales para elegir a quién picar siguiendo elrastro invisible de dióxido de carbono que se encuentra en el aire que rodea a los humanos y que se detecta hasta a 50 metros de distancia.

“Cuando exhalamos el dióxido de carbono de nuestros pulmones, este no se mezcla de forma inmediata con el aire, sino que permanece temporalmente en él, hecho que los mosquitos aprovechan para localizar a sus víctimas”, dijo.

visitimg

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Deja tu comentario

Encuesta

En vacaciones de invierno

Viajo al exterior
Viajo por el país
No viajo, pero descanso en casa
No viajo, ni descanso
ver resultados