El Gobierno de Venezuela, decretó en las últimas horas una cuarentena preventiva para luchar con el COVID-19 pero el problema con la distribución de combustible vuelve a tomar un papel fundamental en los conflictos a resolver por los dirigentes políticos.

Ciudades y localidades grandes del interior de Venezuela volvieron a tener problemas con la distribución y el consumo de combustible lo que provocó fuertes medidas en las últimas horas. Las autoridades determinaron que las pocas estaciones de servicio que están funcionando sólo puedan abastecer a médicos, militares o el personal de transporte encargado de repartir alimentos por todo el país.

Hay dos razones por las que Venezuela enfrenta esta problemática en medio del avance de la pandemia. Las instalaciones son demasiado obsoletas y la producción es cada vez más baja.

Estaciones de servicio de Venezuela totalmente vacías

Ante este delicado contexto, Venezuela enfrenta una lista larga de sanciones internacionales en contra de Maduro, lo que complica o impide la compra al exterior de combustible.

El Presidente de Estados Unidos anunció hace un mes una fuerte sanción a la petrolera rusa Rosneft por encubrir a Maduro en operaciones de alta mar para la compra de combustible a cambio de crudo venezolano.

Te puede interesar: Coronavirus: EEUU registró en un día 223 muertes

Hoy los tanques de la compañia estatal de Venezuela están por debajo de la mitad y la caída de los precios crean más problemas a la caja petrolera que no dispone de fondos para comprar combustible refinado y reabastecer a todo un país.

Prevención - Coronavirus

Copyright  Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario