China está a punto de levantar el confinamiento obligatorio que rige en la ciudad de Wuhan desde el 22 de enero. Mientras sus habitantes empiezan a recuperar sus vidas, el Gobierno presume del éxito de sus políticas de aislamiento, sobre todo este lugar donde comenzó la pesadilla del coronavirus a fines de diciembre de 2019. Sin embargo, la cifra oficial de 2.535 fallecidos en esa ciudad comienza a ser cuestionada.

La semana pasada los familiares de las víctimas fatales del coronavirus en Wuhan pudieron comenzar a recoger sus cenizas en las ocho funerarias locales. Algunos de ellos indicaron que habían esperado horas para recibirlas y, entre tanto, las redes sociales chinas se fueron llenando de fotos donde se veían miles de urnas y algunos posteos hablaron de hasta 3.500 por día.

De acuerdo con el medio de chino Caixin, un proveedor entregó 5.000 urnas a la funeraria Hankou en un día: el doble del número oficial de muertes. Además, según la agencia Bloomberg, seis de las ocho funerarias de Wuhan, dijeron que no tenían datos o no estaban autorizadas a revelar datos sobre la cantidad de urnas y las otras dos no respondieron la llamada.

"No puede ser correcto (el número) porque los incineradores han estado trabajando todo el día, entonces, ¿cómo pueden morir tan pocas personas?", declaró el viernes un ciudadano de Wuhan de apellido Zhang a Radio Free Asia (RFA).

Según indicaron desde las funerarias a las familias, intentarán terminar con las cremaciones antes del 5 de abril, cuando será el festival tradicional de Qing Ming. El proceso comenzó el 23 de marzo, hasta esa fecha serán 12 días, lo que significaría una entrega de 42.000 urnas. Ese número - unas 40.000 personas - es el que los mismo habitantes de la provincia de Hubei, donde se encuentra Wuhan, estiman que han muerto antes y durante el confinamiento.

Chen Yaohui, otro residente de Wuhan, declaró a RFA que los funcionarios de la ciudad han entregando 3000 yuanes (unos US$422) en concepto de "asignaciones funerarias" a las familias de las víctimas fatales del coronavirus para que no hablen.

Por otro lado, Wuhan es una ciudad de 11.8 millones de habitantes. El primer caso del súper contagioso coronavirus fue reportado el 31 de diciembre de 2019 y su cuarentena comenzó recién casi un mes después, el 22 de enero. El reporte oficial de casos del gobierno chino habla de 67.800 contagios, un número que está muy lejos del comportamiento que el virus ha tenido en el resto de los países del mundo, donde se ha expandido a una velocidad mayor y alarmante. De hecho, solo en la última semana la cantidad de casos confirmados en laboratorio ha superado los 760 mil y en dos días las muertes totales han aumentado en un 50%.

wuhan desieta.jpg
Una zona de la ciudad de Wuhan completamente bloqueada.

Una zona de la ciudad de Wuhan completamente bloqueada.

Otro de los puntos en los que la comunidad internacional se está bastando para dudar de los números chinos, según publica Caixin, es que muchos fallecieron con síntomas de coronavirus sin haber sido llegadas a examinar. Por lo tanto, nunca fueron incluidas en el conteo oficial. Además, hubo pacientes que murieron por otras causas cuando los hospitales se saturaron de enfermos de covid-19.

Las primeras acusaciones en contra del gobierno de Xi Jinping habían salido desde la Casa Blanca en febrero, cuando Larry Kudlow, director del Consejo Económico Nacional de Estados Unidos, le reclamó más transparencia a Beijing en las estadísticas y en el manejo de la expansión del virus, después de que el Gobierno de China cambiara el método de contar casos y generara drásticos cambios en sus cifras oficiales.

coronavirus placa.jpeg

FUENTE: Bloomberg

Copyright  Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario