Ataque mortal. 

Caso Fernando Báez Sosa: a un año del crimen

El joven Fernando Báez Sosa fue asesinado a golpes por varios jugadores de rugby en Villa Gesell. Los acusados están en prisión esperando el juicio.

Por  Claudio Serra

Hoy se cumple un año del asesinato del joven Fernando Báez Sosa a manos de un grupo de rugbiers. El joven fue atacado en la localidad de Villa Gesell, y están acusados diez jugadores de rugby. Fue a la salida de un boliche cuando lo golpearon sin piedad.

Están acusados 10 rugbiers, y son ocho los detenidos que permanecen alojados en la Alcaidía de Melchor Romero a la espera del juicio. Están aislados del resto de la población carcelaria para evitar agresiones, y aseguran que están adaptados a la rutina diaria del pabellón. El letrado representante de la familia, Fernando Burlando, ya había expresado en noviembre, al conocerse el pedido de juicio oral, que "prisión o reclusión perpetua es la única pena que les cabe a los autores de esta animalada".

Los detenidos son Máximo Thomsen (20), como Ciro Pertossi (20), Luciano Pertossi (19), Lucas Pertossi (21), Enzo Comelli (20), Matías Benicelli (21), Blas Cinalli (19) y Ayrton Viollaz (21). Están en prisión desde el 12 de marzo del año pasado, y están alojados juntos pero en calabozos para dos personas. Los jóvenes eran jugadores del Club Náutico Arsenal de Zárate y fueron suspendidos.

Te puede interesar: Milanesi y el "rugbier 11", en la mira por el crimen de Fernando Báez Sosa

Los abogados de la familia de Fernando pidieron que nueve de los rugbiers vayan a juicio oral, mientras la defensa de los acusados descarta la opción de que los jóvenes sean juzgados por un jurado popular, y aseguran que si ese ocurre no se puede garantizarse la imparcialidad debido a la difusión que tuvo el caso.

Las imputaciones que enfrentan son por el delito de homicidio doblemente agravado por alevosía en la persona de Fernando Báez Sosa y por el concurso premeditado de dos o más personas, a la que corresponde la pena de prisión perpetua, aunque también cabe incluir las acusaciones de lesiones leves por los golpes dados a los cinco amigos del joven muerto.

Fernando Báez
Fernando Báez Sosa

Fernando Báez Sosa

Con el pedido de la fiscal Verónica Zamboni al juez de Garantías David Mancinelli para que eleve el caso a juicio, finalizó la etapa investigativa. Zamboni, titular de la Unidad Funcional de Instrucción 6 de Villa Gesell, procedió también al pedido de sobreseimiento de Juan Guarino y Alejo Milanesi, que no pudieron ser ubicados en la trama del hecho ni acusados como encubridores.

La fiscal ratificó el plan estableciendo para matar a Fernando con "una división de roles para atacar a traición". Dice Zamboni, “los primeros cinco sujetos activos (Ciro Pertossi, de 20 años de edad; Enzo Comelli y Máximo Thomsen, también de 20 años; Matías Benicelli, 21 años, y Blas Cinalli, de 19), previo acordar interceptar a la víctima y golpearla con el fin de darle muerte, en la vereda ubicada frente al lugar bailable Le Brique, abordan por detrás a Fernando Báez, aprovechándose de que el mismo estaba de espaldas e indefenso y de ésta manera actuando sobre seguro, en virtud de la superioridad numérica y física, lo rodean, se abalanzan sobre él y comienzan a propinarle golpes de puño en su rostro y cuerpo, tanto a él como a sus amigos, producto de lo cual, Fernando cae al suelo arrodillado y luego inconsciente -cumpliendo de ése modo con el plan premeditado, dividiéndose las tareas previamente pactadas".

Te puede interesar: Caso Fernando Báez Sosa: la fiscal prepara el pedido de juicio contra los rugbiers

Para la fiscal “provocaron su deceso en forma casi inmediata, al causarle un paro cardíaco producido por shock neurogénico debido a un traumatismo grave de cráneo”. Agrega que “los tres sujetos restantes --, previo acuerdo y distribución de tareas con los otros sujetos activos, también participaron premeditadamente de la agresión con el fin de dar muerte a la víctima, posibilitando fundamentalmente la comisión del hecho, ya que rodearon tanto a Fernando Báez Sosa como a los amigos que estaban junto a él, impidiendo de ésa forma que éste pudiese defenderse por sí solo e incluso recibir defensa por parte de sus amigos y/o terceros”.

Las filmaciones hechas por testigos y por las cámaras de la zona, confirman que Fernando estaba tirado sobre la vereda y varios muchachos continuaban con los golpes. El Laboratorio Scopométrico de la Policía Federal entregó el resultado de una pericia que permitió establecer que la zapatilla de Máximo Thomsen fue la que marcó de manera mortal la cara de Fernando.

Silvino, padre de Fernando, manifestó que “tiene que haber justicia porque se lo merece mi hijo, se lo merece la sociedad argentina que lo apoya, y lo merecemos nosotros por lo que era Fernando, un chico bueno” sostuvo.

Copyright © TodoJujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.
En esta nota:
Comentarios: