Ya arrancó.. 

¿Cómo es el censo a personas en situación de calle?

Ya se dio inicio al primer registro de personas con respecto al censo en situación de calle de vulnerabilidad para conocer la realidad que viven.

Este lunes a la noche comenzó el registro del censo de personas que viven en situación de calle para conocer la realidad que viven. El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires llevó a cabo el relevamiento en 31 centros urbanos.

image.png

¿Cómo es el censo a personas en situación de calle?

El recorrido comenzó en el barrio de San Cristóbal donde se encuentra el Centro de Operaciones de Buenos Aires Presente (BAP), el programa mediante el que la Ciudad se ocupa de atender a personas y familias en condición de riesgo social.

image.png

El protocolo consistió en acercarse a las distintas personas que no tienen hogar y hacerles una serie de preguntas para conocer su realidad. Un trabajador social, fue quien se encargó de abordar a las personas para ver cómo se encontraban, mientras un censista, cumplió con el llenado del formulario.

La entrevista se realizó a quienes estaban despiertos ya que no se podía despertar a quienes dormían. Aunque en palabras de un propio hombre que vive esa terrible realidad, la gente dormida es la minoría: “Durmiendo no creo, porque la lógica del que no tiene casa es al revés. De noche se deambula, para no morirse de frío y para que no te roben las cosas cuando dormís. Por eso ves a muchos durmiendo en los bancos de las plazas a plena luz del día”, aseguró.

María Migliore, ministra de Desarrollo Humano y Hábitat de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, explicó que “se registra de dos maneras distintas: los que efectivamente pernoctan en la calle y los que están adentro de los hogares o centros de inclusión. Lo que hacemos siempre, en abril, es para tener la situación actualizada y planificar nuestro operativo contra el frío. El foco está en atender la emergencia, pero como la calle no es un lugar para vivir, lo que queremos es que venga a los centros y ahí empiece su proceso de reinserción”.

Aunque varias personas fueron relevadas en situación de calle, no se pudo llenar ningún formulario por completo. Cerca de Parque Avellaneda, tres hombres aceptan ser censados, pero las preguntas se responden muy rápidamente. Claro, hay varios ítems que se saltean por obvias razones: no pueden brindar datos sobre ninguna vivienda.

El censo de indigentes requirió el empleo de más de 250 personas, entre censistas, conductores, operadores sociales, coordinadores, supervisadores de logística y demás funcionarios. El relevamiento se dividió en tres bloques compuestos cada uno por 25 camionetas. Se definió primero sondear las zonas de la periferia de la Ciudad que limitan con la provincia para ir cerrando el círculo hacia el centro y así cubrir las 15 comunas que la conforman.

Los duros relatos de las personas en situación de calle

Pedro tiene 32 años, es boliviano, vino hace un par de años y hace changas para un grupo de gitanos, cargando y descargando mercadería de camiones. Con lo que le pagan, con suerte ese día puede comprarse algo para comer. “No alcanza para ningún techo, ni para una piecita”, se resigna.

image.png

Carlos, aclara que ahora no está en situación de calle, porque sus dos hijas pueden ayudarlo y pagar el alquiler de una habitación en una pensión, pero que vivió junto a sus dos amigos hasta hace un tiempo. El hombre comentó que “ahora los ayudo, les vengo a hacer compañía, los invito a que vengan a bañarse, a lavar la ropa y si puedo les hago algo para comer”.

José María, de 40 años, contó que “trabajé toda la vida como carpintero hasta la pandemia. Ahora duermo en la calle y hace poco más de un año que estoy con el carro juntando cartón”. Entre su carro y el arco de un cantero improvisó un refugio donde dormir, cerca de un kiosco de revistas que en los días de mal tiempo utiliza para ampararse de la lluvia.

Y reveló que “en la cuarentena vendí mi taller, dejé de tener ingresos y perdí mi negocio. Mis hijas no saben que duermo en la calle, creen que estoy alquilando. Todos los sábados les paso plata. No les voy a contar que vivo así. La gente de la zona me ayuda, conozco a todos los vecinos. Mi idea es volver a tener mi negocio, crecer y pagar los impuestos como antes. Lamentablemente me fui fundiendo de a poco”.

Juan, de 20 años, y Patricio de 22, descansan sentados sobre un colchón en la vereda. Patricio relató que “hace tres meses que duermo en esta esquina, pero hace mucho que vivo en la calle. Antes estaba con mi señora, pero tenemos hijos que ahora viven con ella en su casa “.

Y añadió que “en 2017 dormía con mi hijo más chico en la calle, pero no es un lugar para una criatura. Prefiero que esté con la mamá. Mi madre vive en una pensión en Garín y somos muchos hermanos. Estamos todos amontonados ahí, así que prefiero estar acá. A veces voy un par de días, me baño y me traigo ropa pero después vuelvo a la calle para no molestar allá”.

Copyright © TodoJujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.
Comentarios: