La República Argentina lleva más de 4 meses sin clases presenciales y los estudiantes de todo el país tuvieron que aprender una nueva modalidad a través de la virtualidad, usando distintas aplicaciones para seguir con su educación, algo que es muy difícil para todos.

No están exentos de esto los niños, niñas y adolescentes con discapacidad, que están recibiendo sus clases desde casa, garantizando sus derechos a pesar de la pandemia que tiene en vilo al mundo. Se estima que a lo largo y ancho de todo el país, son cerca de 100 mil estudiantes con discapacidad integrados a escuelas comunes en todos sus niveles.

"Se necesita un equipo bien coordinado, que esté en comunicación constante", explicó al portal Redacción la licenciada en Psicología, Magdalena Risso, y destacó que "en algunos casos se hizo difícil sostener la virtualidad, lo que hizo necesario acercarse mucho a las familias, acercar material impreso e incluso didáctico".

Magdalena trabaja en el acompañamiento de una niña de 11 años que tiene trastornos en el lenguaje y cursa 6to grado en la escuela pública de San Miguel, Buenos Aires.

Ante esta situación se plantearon tres puntos para acompañar a estudiantes con discapacidad:

- Fijar horarios para actividades por Zoom (aunque desde la escuela se adelantan las mismas por WhatsApp)

- Tener en cuenta que a ella se le dificulta la lectura y comprensión, por lo que se abrevian consignas, incorporan momentos de descanso y elaboran gráficos explicativos recurriendo a lo auditivo y visual.

- Reservar un tiempo para hablar de emociones, hacer un juego o poner la música que le gusta.

Distintos profesionales elaboraron una serie de consejos destinados al acompañamiento de los chicos con discapacidad en un proceso educativo distinto al que están acostumbrados:

1 - EMPATIZAR Y BAJAR LAS EXIGENCIAS: "Es importante entender que más allá de los contenidos académicos que puedan incorporar o no, están aprendiendo muchas otras cosas. Mi alumna, por ejemplo, hoy tiene un rol mucho más activo, está pendiente de lo que tiene que entregar, interesada en no atrasarse", Magdalena Risso.

2 - CUIDAR LA RELACIÓN CON SUS COMPAÑEROS: "No los ven desde marzo y los necesitan. Hay que invertarles preguntas para que les haga a ellos, darle excusas para interactuar y comunicarse, sacarlo del aislamiento de su casa y familia", Magdalena Risso.

3 - CUIDAR LA SALUD MENTAL DE LOS ADULTOS QUE LO ACOMPAÑAN: "Para un padre angustiado, triste o nervioso es mucho más complejo acompañar a un niño o adolescente y sostener la paciencia y atención que ellos requieren. Si es necesario, pedir ayuda a amigos o profesionales", Sofía Martinoglio, psicóloga y miembro de S.O.S. Mental.

4 - ESTABLECER RUTINAS: "Estar organizados, respetaro horarios de almuerzo y cena. Que haya horarios para hacer las tareas y jugar en familia. Están en casa todo el día pero cada uno hace lo suyo, es importante quse generen espacios lúdicos", Sofía Martinoglio.

5 - LA TRISTEZA Y EL ENOJO: "Deben saber que las emociones vienen a comunicar algo y es importante ayudarlos a manifestarlas, prestarles atención. Puede ser que uno no tenga soluciones o respuestas, pero lo importante es empatizar con ellos, escucharles y preguntarles", agrega Sofía.

6 - PADRES ACTIVOS: "Estén presentes, acompáñenlos y respeten también si quieren estar solos. No invadirlos".

7 - DOCENTES: "Tener en cuenta el estado emocional de los chicos, es más importante trabajar en generar el espacio para que el niño pueda aprender respetando sus tiempos que cumplir con las tareas".

Copyright  Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario