El mensaje del BCRA fue claro. El recorrido del dólar en noviembre pasó de $ 35,5 a $ 38,5 y se deglutió en dos oportunidades la tasa efectiva que pagó el plazo fijo. Es decir que se habían terminado las “garantías” para aquellos que habían vendido dólares, y colocado sus ahorros en pesos a tasa de interés.

En el BCRA trataron infructuosamente de bajar las tensiones que se habían generado el último viernes. Llamados de teléfono mediante, decían que el nivel del tipo de cambio estaba dentro de la banda de flotación y que un salto no iba a tener lugar.

A los brokers les preocupaban básicamente dos cosas. Por un lado, cuál era el efecto que podía tener en las posiciones en pesos un deslizamiento del tipo de cambio. Es decir, si los fondos iban a aguantar esa "pérdida" a la hora de salir de esas inversiones.

Por otro, el mensaje que el BCRA había dado en los últimos días, poniendo en duda el "piso" del 60% de tasa y apostando a que, según el compromiso con el FMI, dos mediciones consecutivas a la baja de las expectativas de inflación podían desencadenar alguna decisión del BCRA en ese sentido.

Bueno, esas mediciones van a encadenar dos caídas consecutivas la semana próxima, con lo que los fondos podrían estar adelantándose a esa medida.

La divisa mayorista tuvo un incremento de 3,72%, más pronunciado que el viernes.

Según agentes del mercado cambiario, se registró un monto de operaciones más alto de lo normal. Este lunes fue de u$s723 millones, mientras el viernes, por ejemplo, había sido de u$s546 millones.

visitimg

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario