Es viral.. 

"Hermana, soltá la panza", la campaña para combatir el operativo bikini

Más de 4000 mujeres enviaron fotos de sus físicos "reales" en donde reflexionaron sobre todo lo que se perdieron por la "pedagogía de meter la panza".

Una importante campaña está siendo viralizada en las redes sociales en donde una comunidad llamada “Mujeres que no fueron tapa” propuso una consigna que cada vez suma más participantes: “Hermana, soltá la panza ”.

image.png

¿De qué se trata esta campaña?

La idea surgió en 2018, ante el bombardeo publicitario del “operativo bikini” que propone todo lo que hay que hacer para llegar como corresponde al verano. La premisa esta vez constó de un ida y vuelta para lo cual invitaron a mujeres a mandar sus fotos y contar sus historias.

image.png

Recibieron una catarata de fotos, muchas de mujeres que mostraban sus panzas por primera vez. También mensajes contundentes como la de “suelto la panza y pienso en todas las veces que no dejé que me abracen para que no toquen mi panza caída de costado”.

También frases como “les dejo esta foto soltando la panza, en otro momento me hubiera metido al agua toda tapada” o “estoy siguiendo todos los días las fotos, con vergüenza de subir la mía. Esta me hace llorar y pensar. Tengo 38 años, desde los 16 espero estar flaca para ponerme un arito en el ombligo”.

¿Qué dijeron desde la página?

Lala Pasquinelli, artista visual y fundadora de una comunidad que en Instagram tiene 320.000 seguidoras, dijo que “al principio hacía publicaciones en redes sobre esto de ‘llegar al verano’: cómo son, por ejemplo, las publicidades de bikinis, siempre con mujeres delgadas, blancas pero bronceadas, cómo nos venden trajes de baño que no podríamos usar.Lo diferente fue que, esta vez, convocamos a las mujeres a hackear esa discusión usando las imágenes de sus propios cuerpos”.

image.png

Lala manifestó que “una de las cosas que más me sorprendieron en los relatos fue esta pedagogía del ‘meté la panza’, que arranca cuando somos muy pequeñas. Muchas mujeres contaron cómo alguien les enseñó a meter la panza, fajarse o taparse, y si no fue una enseñanza directa fue por imitación”.

Además, la influencer manifestó que “es muy claro el señalamiento de las panzas no chatas como algo vergonzante. Las únicas permitidas son las panzas de embarazadas, eso siempre que sean más o menos hegemónicas, es decir, que no sea una panza con estrías, pelos o que estés de 5 meses y parezcas de 8. Siempre un molde para todo”.

Pasquinelli indicó que “la idea de que hay que tener determinado cuerpo es tan fuerte que se siente como una obligación. Las que no lo tenemos, entonces, tenemos que pedir disculpas por no ser suficientemente buenas mujeres, justificar por qué somos tan vagas o por qué no le quisimos entregar nuestras vidas al gimnasio, a los tratamientos de belleza o a los cirujanos plásticos”.

image.png

Y señaló que “la eficiencia que tiene el mandato de belleza como forma de disciplinamiento es que ni siquiera hace tanta falta que nos digan ‘vos acá no podés’, sino que muchas de nosotras nos retiramos voluntariamente, entre comillas, de los espacios”.

Lala contó que “recibí mensajes que decían: ‘Me gustaría amarme, sentirme así de plena como la chica que mandó la foto de su panza como es’. Y no hermana, sino romantizamos: estamos simplemente tratando de mirarnos de otra manera, de no sentir esa incomodidad o de atravesarla para llegar a otro lugar”.

Copyright © TodoJujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.
En esta nota:
Comentarios: