Hoy vence el plazo del canje de la deuda y se abren un par de posibilidades para el gobierno y sus acreedores. El ministro de economía, Martín Guzmnán, reconoció que la negociación no avanzó como pensaban pero también se maneja otra opción que es la postergación de la misma.

Llegó la fecha en la que el Gobierno fijó para que los acreedores acepten o no la reestructuración de la deuda emitida bajo ley extranjera. La deuda es de un monto que asciende a los USD 66.500 millones.

El Ministro de economía reconoció y ratificó que no se extenderá, también se optó por modificar la oferta en la medida que los bonitas presenta otro tipo de opción que sea más razonable para las posibilidades de la República Argentina.

Muchos aseguran que la extensión del plazo es un hecho. Este escenario se construye en base a que muchos aseguran que el canje no reunió el nivel de adhesión deseado y ni siquiera llegó al 10%.

El ministro Guzman anunciaría una extensión del plazo hasta el 20 de este , que es justo la fecha en la que el país debe abonar USD503 millones de intereses para evitar la caída en el default.

El día 22 de mayo vencen los 30 días y no existen más posibilidad de negociar con los acreedores. Solo una buena negociación en curso podría evitar una situación de gravedad.

Guzmán NY.png

El panorama puede cambiar de manera positiva si la negociación logra una adhesión superior al 60%. Esto seguro genera litigios con el exterior, cómo en anteriores experiencias, pero no deja de ser una alternativa muy poco probable ya que el rechazo sería inminente.

Si el nivel de aceptación es muy bajo como parece que será, sólo quedarán dos opciones. Cerrar con los bonistas que entraron y luego intentar lanzar un nuevo canje con una nueva oferta o extender el plazo y seguir negociando con los acreedores.

Si el canje se cerrara hoy el gobierno tiene la obligación de informar el resultado el lunes antes de las 17 de Estados Unidos y comunicar que bonos se canjearon, y que harán con los títulos restantes.

Pero el problema con que se enfrentará Guzmán, aseguran varios analistas, es que deberá tener una idea clara de cuál sería una propuesta atractiva para los acreedores, si no quiere repetir una situación ya conocida para la economía argentina.

De acuerdo con varios analistas consultados, la oferta debería tener una mejora notoria para lograr una aceptación razonable.

El punto más crítico que marcaron los acreedores es el período de gracia de tres años en los cuales el Gobierno no pagará ni capital ni intereses, y el promedio del cupón, que asciende a 2,33%.

Copyright  Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario