En diciembre del año 2016, se comenzó a aplicar un mecanismo de actualización automático a través del RIPTE, que es un coeficiente calculado entre la cantidad total de remuneraciones del sector registrado de la economía y la cantidad de trabajadores. Si bien este mecanismo tendería a promediar y nivelar las deducciones de los empleados, produce una injusticia en aquellos que recibieron incrementos salarias por encima del coeficiente (28%), ya que a partir del año próximo pagarán un mayor impuesto a las ganancias, y tendrán un menor poder adquisitivo.

Según los últimos datos publicados por el Ministerio, la variación del RIPTE entre Septiembre 2017 ($ 25.136,35) y Septiembre 2018 ($ 31.523,56) es del 25,41%, por lo que se espera que el coeficiente anual ronde los 28%-29%. Teniendo en cuenta una inflación anual que rondará los 45%, el MNI se actualizará 16% por debajo de la inflación real, esto se traduce en una menor deducción de la base imponible y por consiguiente un cargo mayor del impuesto a las ganancias que sufrirán los empleados en relación de dependencia a partir del próximo año.

A partir del 2019 un trabajador soltero y sin hijos comenzará a tributar impuesto a las ganancias con sueldos en mano superiores a $ 38.200, actualmente este valor es de $ 30.000. En el caso de una “familia tipo”, padre de familia, casado, con 2 hijos (siempre que la mujer no se deduzca a los hijos), actualmente comienza a tributar ganancias con un sueldo de $ 39.500, a partir del año próximo el sueldo mínimo para tributar pasaría a ser de $ 50.500.

Siguiendo con los ejemplos, en la actualidad se paga ganancias con sueldos superiores a $ 32.300 para solteros con 1 hijo, $ 34.650 para casados con un hijo; a partir del próximo año éstos pasarán a ser $ 41.300, y $ 44.350, respectivamente. Los jubilados serán afectados de la misma forma por estos aumentos. El promedio de jubilación por la cual se comenzará a tributar ganancias será de $ 40.000, equivalente a 200.000 jubilados.

En definitiva, los únicos beneficiarios de este sistema son aquellos que recibieron incrementos salariales por debajo del coeficiente (aunque estos se ven perjudicados por el aumento creciente de la inflación), y el Estado que en todos los casos recaudará más impuestos y aumentarán sus arcas. La aplicación del RIPTE incorporará, a partir del 2019, más empleados bajo relación de dependencia que tributarán impuesto a las ganancias, siguiendo los ocurrido en los últimos 3 años, cuyo aumento fue cercano al 60%, esto es actualmente un 20% del total de los asalariados del país.

visitimg

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Deja tu comentario