Que un defensor salve un gol sobre la línea no es extraño. Que el arquero logre evitar una acción peligrosa tampoco. Hasta que una persona del público o del cuerpo técnico intervenga y despeje el peligro en su área, no resulta tan extraño como este caso que se dio en el fútbol de ascenso argentino.

Por la 17ma fecha de la Zona 2 del Federal A, Juventud Unida de Gualeguaychú derrotó a Defensores de Villa Ramallo por 3 a 0, en un partido clave para saber quien quedaba más arriba en la tabla. Con esa victoria Juventud se ubicó en la segunda colocación junto a Gimnasia de Concepción del Uruguay, a cuatro del líder Unión de Sunchales.

Hasta allí todo normal. Lo extraño fue que en ese partido se dio una de las jugadas más insólitas del año. El arquero visitante quería sacar rápido para buscar a sus delanteros, pero terminó siendo bloqueado por un adversario del equipo de Gualeguaychú.

El rebote le cayó a otro jugador del equipo ganador que remató al arco y cuando la pelota entraba, un perro que pasaba delante del arco, evitó el gol con un “cabezazo” salvador, que género las risas de los simpatizantes locales que no pudieron detener al intruso.

El partido se disputó en el estadio de Los Eucaliptos en la ciudad entrerriana y la jugada terminó siendo una anécdota por la contundente victoria del equipo local que sigue su ilusión de ascenso.

visitimg

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario