Mónica Menini

Abogada, especialista en Derecho de Familia y Género.

"Voy a contar uno de los casos que traté en Salta. Una niña wichí que fue violada en banda, teniendo 12 años y siendo discapacitada, cursó su embarazo hasta los 7 meses. Cuando esa criatura llegó a nosotras, no sólo llegó con un embarazo que legalmente podía ser interrumpido, sino que no tenía DNI actualizado y no hablaba castellano. El juez no la dejó abortar, porque 'no le entendía'. A sus 13 años, esa chica que quería sólo volver a la escuela, dejó de comer, porque se quería matar. No quería seguir con su vida ni con lo que la estaban obligando a seguir adelante. Es muy necesaria no sólo la despenalización sino la legalización del aborto para todas las mujeres del país".

Claudio Lozano

Economista y diputado nacional mandato cumplido.

"Queda claro que hay un consenso social dominante respecto a la despenalización. Hay una necesidad de armar una política integral en donde este proyecto ocupa un lugar fundamental. Aprobar este proyecto implica terminar con la hipocresía, fortalecer la democracia y favorecer la igualdad. El aborto existe. Mantenerlo ilegal no lo reduce, sólo lo hace más inseguro. Hay realidad objetiva de la cual hay que hacerse cargo. Aprobada esta ley, nadie que tenga una creencia va a estar obligado a abortar".

Soledad Deza

Abogada del "Caso Belén"

"Por una razón de justicia social y de justicia reproductiva, sabemos que solo la legalización del aborto va a terminar con el status quo que avala, con hipocresía, que solo quienes contamos con algunos privilegios de clase podamos acceder en clínicas privadas a un aborto en cualquier momento, y relegar a las mujeres de clases populares a la mortalidad del aborto clandestino, a la inseguridad de esas muertes, o bien a la maternidad forzada".

Mabel Bianco

Médica, presidenta y fundadora de la Fundación para Estudio e Investigación de la Mujer.

"Todos queremos que haya menos abortos. Es una coincidencia y lo celebro. La omisión en la legislación es una forma de obligar. Esto es una omisión. La que elige hacer una interrupción de su embarazo se ve obligada a hacerlo poniendo en riesgo su salud y su vida. Esto pasa en todos los sectores sociales. Cuando se vive en un marco de necesidad, si la mujer no lo puede hacer en un ambiente de seguridad, la revictimizamos. No impidan, porque hay mucho sufrimiento".

María Rachid

Dirigente social del área de derechos humanos y del colectivo LGBT argentina

"Nos dicen que un par de células de aquellas que la naturaleza y la ciencia descartan todos los meses porque no implantan , a los que no le ponemos nombre ni les hacemos un DNI, es un ser humano cuya vida vale más que la de cualquier mujer. Y aunque esta vez no pueden ahorcarnos ni quemarnos vivas, pretenden que vayamos a la cárcel por creer que son solo eso, y por decidir en consecuencia, lo que queremos hacer con nuestro cuerpo y nuestro plan de vida".

Roberto Gargarella

Abogado, sociólogo y doctor en Derecho.

"La validez jurídica depende del acuerdo democrático que la sostiene. Las normas que regulan el aborto en la Argentina son normas jurídicamente impugnables. Las hicieron hombres católicos y acomodados, hace 100 años. El Congreso tiene el deber de cambiarlas. La legislación del aborto que hoy tenemos es resultado directo de la exclusión a las mujeres. Otro derecho debe ser posible".

Claudia Piñeiro

Escritora

"Cada vez que alguien dice 'yo estoy en contra de la ley porque estoy con la vida', nos excluye a todos los que no estamos de acuerdo y sí queremos una ley que permita la interrupción voluntaria del embarazo. Me está excluyendo a mí, a 200 escritoras, a muchos de nuestros amigos. No permitamos que nos roben la palabra vida, nosotros también estamos a favor de la vida. Hay gente que lo hace ingenuamente, pero no puedo permitir que los diputados, que los ministros del Gobierno o que el señor Presidente, pequen de ingenuos. Cuando dicen 'estoy de acuerdo con vida', están haciendo una operación de lenguaje para separar a la sociedad y dejarnos afuera. Eso no lo acepto, y se lo voy a decir al señor Presidente con el cual tengo una deuda tremenda por haber abierto este debate".

Estela Díaz

Secretaria de Género e Igualdad de Oportunidades de CTA.

"Estamos hablando de la igualdad plena de los derechos de las mujeres. ¿Por qué se oponen a cambiar una ley de 100 años, tan injusta? Hay un posicionamiento moral religioso que se quiere imponer. Nos engañan diciendo que priorizan las dos vidas. (Los que se oponen) priorizan la vida del embrión. Hay momentos en que no hay empate en la vida: es una u otra. Humanizar al embrión es deshumanizar a las mujeres. Es quitarnos derechos. Esto es patriarcado. Esto es machismo y nada tiene que ver con la lucha a favor de la vida".

Andrea Guerra

Psicóloga

"La denegación del derecho al aborto por parte del Estado ha sido considerado por el relator del Consejo de las Naciones Unidas como tortura hacia las mujeres. En la Argentina se tortura a las mujeres a las que se les niega el aborto seguro, legal y gratuito. Hay violencia institucional hacia esas mujeres, y esto es responsbailidad de los profesionales de la salud y también de las políticas públicas que permitan que se termine con la desigualdad inequitativa en el tema del acceso y que se termine con las violencias que sufren las mujeres en su decisión de ejercer el derecho de autonomía sobre sus propios cuerpos. Apostar por la interrpcuión voluntaria del embarazo es también apostar por una sociedad más equitativa, más igualitaria y también con menos violencia".

Analía Bruno

Médica generalista.

"Al principio, cuando acompañaba a estas mujeres que quedaban embarazadas, lo hacía en voz baja. Hoy, con todo lo que se ha avanzado, es redundante seguir dando argumentos (en favor de la legalización). Tenemos que avanzar y dejar de regular nuestros cuerpos con el Código Penal. Necesitamos producción pública de Misoprostol".

Mariana Carbajal

Periodista

"No se trata de un Boca-River, o de 'aborto sí o aborto no'. El aborto ya existe: son alrededor de 4.500 mil mujeres las que recurren a esta práctica cada año. La criminalización no las persuade de no abortar, lo único que hace es poner en riesgo su vida y su salud. Es imprescindible que se garanticen la educación sexual integral y la entrega de anticonceptivos para evitar los embarazos que no buscamos ni queremos, y que el Estado nos ampare cuando en la desesperación decidimos abortar. Ninguna ley que legalice el aborto obligará a quienes no quieren a interrumpir un embarazo. No habrá más abortos, lo dicen los estudios en otros países. El aborto seguirá existiendo, y sin legalización y despenalización, seguirá matando. ¿Es tan difícil entenderlo?"

Laura González Velasco

Consejera del Consejo Económico y Social de la Ciudad.

"Quienes hoy se oponen al aborto se han opuesto históricamente a las leyes de educación sexual integral en la Argentina. Lo que necesitamos es transformar para avanzar sobre las asimetrías y los lugares de poder que hoy sostienen esta sociedad machista y patriarcal. Acá se está discutiendo qué soberanía tenemos las mujeres sobre nuestros propios cuerpos".

Natalia Gherardi

Directora ejecutiva del Equipo Latinoamericano de Justicia y Género

"De lo que se trata es de pasar de un sistema de causales a uno que incluya plazos, una regulación que reconozca la falibilidad y la imposibilidad de implementar el sistema actual, que está plagado de barreras, que no es universal ni accesible ni igualitario en el ejercicio del derecho a la interrupción del embarazo. Hay un derecho pero no lo podemos ejercer".

Manuel Sebastian Ochandio

Abogado y presidente del Instituto Laico de Estudios Contemporáneos.

"Quiero aclarar algo: acá todos estamos a favor de la vida. La diferencia es que algunos encuadran el debate desde sus creencias cristiano-religiosas y otros desde el derecho y la salud pública. La Argentina es un estado laico. La costumbre, la moral y la religión no deben tener relación con el derecho".

Vanina Basi

Dirigente de la organización de mujeres Plenario de Trabajadoras y del Partido Obrero

"El movimiento de mujeres está luchando plenamente y conscientemente por este derecho. Vamos a ir adelante y vamos a tratar de convencer a cada uno de los legisladores y legisladoras. Lo vamos a seguir haciendo desde las calles, movilizadas, y respetando fundamentalmente un principio: a diferencia de los que se han parado acá, nosotras hablamos por nosotras mismas, no hablamos en nombre de nadie. Nos alcanza con todas las mujeres de diferentes sectores que nos estamos movilizando por este derecho, para saber que solo por nosotras es necesario aprobar este derecho. Luego, muchas de las que hoy no quieren o no pueden hablar serán beneficiadas por este derecho. Nadie puede expropiar la voz de las mujeres. Les reclamamos que terminen con esta actitud del Estado y legalicen el aborto de manera inmediata".

Mario Sebastiani

Miembro de la División Ginecología y Obstetricia del Hospital Italiano de Buenos Aires.

"Revisar esta ley es un imperativo moral y ético. Mantenerla tal cual está sería cronificar esta desgraciada escenografía del aborto, con mujeres pobres que se mueren. Si existe el derecho de tener hijos debe existir el derecho de no tener hijos. Un aborto es 14 veces menos peligroso que un embarazo y un parto. Si gana el no, ¿quién gana? El embrión seguro que no, porque seguiríamos teniendo más abortos que los países donde está legalizado".

Alejandro Katz

Escritor y editor.

"La ley debe incluir a la decisión razonada de la mujer como una causa suficiente para interrumpir un embarazo en el primer trimestre de gestión. Esa modificación no altera las bases de la legislación vigente sino que, por el contrario, le da sentido pleno a la voluntad del legislador: la vida y la salud de la mujer deben privilegiarse y su voluntad no puede ser forzada. Un cambio en la legislación no provocará un cambio en las prácticas sino en las condiciones en que estas se realizan, permitiendo que sean sanitarias y afectivamente adecuadas, y suprimiendo parcialmente la manifiesta y extrema inequidad que hoy existe entre mujeres que pueden pagar un aborto privado de suficiente calidad médica y aquellas que se ven obligadas a hacerlo en condiciones miserables".

María Elena Barbagelata

Abogada y diputada mandato cumplido.

"Decidir libremente el número de hijos y el intervalo entre ellos es un derecho humano de la mujer. Penar (el aborto) constituye una forma de violencia por razón de género y es discriminatorio, porque sólo afecta a las mujeres. La figura penal opera como una amenaza que favorece el circuito clandestino. Esto va más allá del derecho penal".

FUENTE: Clarín
visitimg

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario

Se está leyendo

Las más leídas

Encuesta

¿Sos de revisar, por seguridad, los artefactos a gas?

Si
No
No lo tenía en cuenta
ver resultados