Fue víctima de difamaciones y calumnias

Adolfo Rubinstein fue el primer expositor en esta quinta reunión del plenario del Senado que debate la legalización del aborto. Su exposición duró 20 minutos, pero luego estuvo más de una hora en el estrado respondiendo inquietudes y ataques de varios legisladores.

"Voy a centrarme en presentar datos y estadísticas. Entiendo que a veces pueden ser más o menos cómodos pero lo importante es la evidencia científica y estadística", comenzó el ministro. Y empezó con los datos: 47.063 hospitalizaciones por complicaciones en abortos en 2014. Aseguró que el 70 por ciento de los egresos hospitalarios son por las complicaciones de los abortos clandestinos.

Luego, y como ya había dicho durante su presentación en Diputados, Rubinstein aseguró que "los abortos y las muertes maternas bajan drásticamente en los países donde se legalizó el aborto". Y mostró el mapa del mundo en el que se ve que los países del Norte y los más desarrollados tienen el aborto legal: "A mayor restricción mayor cantidad de abortos y muertes. Si el marco es menos restrictivo bajan los abortos y las muertes".

También planteó la comparación de dos escenarios: el actual y si se legaliza la Interrupción Voluntaria del Embarazo. Explicó que el 90 por ciento sería farmacológico y mostró las cifras de cómo bajarían los costos: un promedio de 11.500 pesos actuales a 1.914 con la legalización. "El descenso se explica por la reducción de las internaciones, que bajaría, y la medicación, que estaría garantizada". El costo total, teniendo en cuenta las 354.627 internaciones actuales, bajaría de 4 mil millones a 678 millones. "Lo que bajaría dramáticamente es el costo de las complicaciones", agregó Rubinstein.

Finalmente, aseguró que "el aborto es un problema de salud pública que produce muertes", y que "la legalización reduce abortos y muertes". Entonces, antes de comenzar a escuchar las preguntas que le harían, dijo que quería aclarar algo: "Han salido cosas, ha habido difamaciones y calumnias. Vengo de la investigación, vengo del Conicet y de la Universidad de Buenos Aires. La revista The Lancet es una de las más prestigiosas y es un orgullo escribir allí. Se han dicho barbaridades".

El ministro hacía referencia a varios artículos que circularon en estos días que lo acusaban de estar financiado por Lancet, como si fuera algo negativo. Y también lo relacionaron con financiaciones recibidas de la Internacional Planned Parenthood Foundation". Varias senadoras que se oponen a la legalización aseguraron que esa fundación negocia con el aborto en todo el mundo.

La senadora María cristina Fiore, de Salta, había pedido la impugnación de Rubinstein en el Senado. Como no ocurrió, fue la primera en levantar la mano para preguntar. "El presidente Macri habilitó el debate pero está en contra, usted es el ministro y dice otra cosa ¿en calidad de qué habla ahora? Rubinstein dijo que hablaba como "ministro de Salud". Fiore le recriminó su apoyo a la ley cuando la muerte del aborto es "la causa 70" y hay otras antes, como la desnutrición, los suicidios y los femicidios.

El senador Pichetto protestó: "Parece un debate libre". "El ministro no necesita como abogado defensor al jefe de la oposición, o si?", dijo Fiore. Luego, el senador Snopek, que también había pedido impugnar al ministro, acotó: "Fue claro el ministro, habla en nombre del gobierno". "No, yo hablo en nombre del Ministerio de Salud, no en nombre del gobierno". Snopek le preguntó si se cobrará a los extranjeros si se legaliza la práctica y vienen al país: "No, no", aseguró Rubinstein.

A una consulta de la senadora Durango, el ministro aseguró que la medicación será producida en Argentina y que eso bajaría los costos 30 veces. Y aclaró también que la objeción de conciencia o ideario institucional podría agregarse en la reglamentación de la ley.

La senadora Elías de Pérez de Tucumán, lo acusó de mentir "porque usted dijo que el aborto bajaba en todos los países donde era legal y no es así, en España subió". El ministro la corrigió y le mostró un gráfico que mostraba que había bajado en los últimos cinco años.

Los cruces siguieron con otras senadoras. Pichetto volvió a intervenir: "Neurosis profunda", dijo. Y alabó al ministro: "Sus respuestas son concretas y contundentes. Habla de salud pública", y recomendó a las senadoras escuchar el discurso de la francesa Simone Veill en 1972 cuando se legalizó el aborto en ese país "y que hoy descansa con los héroes en París". Pichetto citó a Macri, y aseguró que el presidente en estos días había dicho que "la interrupción del embarazo es un tema de la mujer".

La senadora Boyadjian le preguntó por "los derechos de los niños por nacer". "Ya lo dije veinte mil veces, no opino sobre valores y creencias, no importan mis opiniones personales". El senador Bullrich le recordó que en varios países que no tienen aborto legal igual han bajado las muertes maternas, "¿no estaremos tomando el camino más fácil?". "Estoy mil por ciento de acuerdo -dijo el ministro-, pero ¿qué hacemos mientras tanto?. Tenemos que trabajar en la prevención y en lo otro también porque es una tragedia que mueran mujeres. No podemos desatender lo que está ocurriendo ahora".

El senador Mera, bastante irritado, le preguntó al ministro por el juramento hipocrático y le dijo que le molestaba que no hubiera hablado de "embriones ni fetos". "Usted es el capitán del barco y no habla de eso, me da pena", le dijo Mera. Rubinstein le explicó que "el juramento hipocrático tiene más de dos mil años y no se usa más desde hace muchos años, las sociedades avanzan".

visitimg

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Deja tu comentario