“Quiero que vuelvas, que vuelvas con nosotros”. Carolina Lezon Gottling, llora y repite un pedido a su marido que ya no puede escucharla. Ricardo Laudani, un joven empresario de Tucumán, falleció el domingo infectado de coronavirus y fue la primera víctima de la enfermedad en esa provincia.

El 14 de febrero el matrimonio de los Laudani y sus cuatro hijos habían hecho un viaje familiar por África y Europa para festejar los 50 años de Ricardo, que cumplió el 21 de ese mes. Todavía el coronavirus era una neumonía centrada sobre todo en China que empezaba a expandirse por Europa. Cuenta hoy Carolina que cada lugar por lo que pasaron fue un "infierno de turistas".

El viaje duró 24 días. Regresaron a Tucumán desde Europa en un avión que “era un concierto de toses y estornudos”. “‘Ricardo, ¿si nos pillamos el coronavirus?’", recuerda, en diálogo con el diario La Gaceta, que le preguntó a su marido. "No - le contestó él -, somos jóvenes y estamos sanos".

En ese momento en la Argentina ya había cuarentena obligatoria para viajeros. Toda la familia se aisló en su casa del country Las Yungas, en Yerba Buena, y tomaron las medidas que les recomendaban.

laudani.jpg
Ricardo Laudani, la primera víctima mortal de coronavirus en Tucumán y en el NOA, junto a una de sus hijas.

Ricardo Laudani, la primera víctima mortal de coronavirus en Tucumán y en el NOA, junto a una de sus hijas.

Después se enteraron que habían compartido el mismo vuelo con un montón de infectados. La familia entera se recluyó en su casa en el country Las Yungas y tomó todas las medidas de higiene recomendadas, pero Carolina ya se había contagiado y fue la primera paciente de Tucumán a la que le detectaron coronavirus.

"El día que me dieron el diagnóstico, tuve que tomar una pastilla de Valium para dormirme. Después recé, recé y recé. Sólo rezar me da paz", dice y recuerda que cuando le llegaron los resultados positivos de covid-19 sus síntomas ya estaban desapareciendo. La enfermedad había pasado sin que ella supiera que la tenía.

Pero el que sí la padeció, hasta la muerte, fue su marido. El jueves 12 de marzo, Ricardo tuvo fiebre. Los primeros tests locales detectaron que tenía gripe A y lo medicaron para eso. Al día siguiente tuvieron que llamar a una ambulancia porque vomitaba la medicación.

En un segundo testeo, los dos resultaron positivos. Para ella fue una "gripe fuerte", a él lo mató. A dos días, Carolina deja un mensaje: “Apenas tengan los síntomas, apenas tengan tos, fiebre y sientan que les falta el aire, pidan ayuda. Exijan que les hagan las pruebas y que los resultados estén rápidos. Eso es fundamental. Eso puede salvarles la vida”.

Y quebrada, dice: “Si él pudiera escucharme, le diría que lo amo. Que quiero que vuelva. Que vuelva con nosotros".

coronavirus placa.jpeg

Copyright  Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario