Al principio, una de las más fuertes tenía un trasfondo político. Sin embargo, con el correr de las horas, se fueron desinflando las líneas investigativas que conducían a ese móvil. Con la identificación del principal sospechoso, Juan Jesús Fernández, y la detención de su cuñado, Rafael Cano Carmona, empieza a tomar fuerza la idea de que detrás del crimen y el intento de homicidio hubo una venganza personal.

En un principio, la Casa Rosada trató al caso como un ataque mafioso. Pero los hechos fueron llevando la investigación hacia otro lado. De acuerdo a lo que se informó los investigadores creen que Fernández, de 42 años, pudo haberle disparado a Yadón por un "ataque de celos".

"Se había creado un rumor de que era un crimen político, pero si bien no podemos avanzar mucho todavía, esta sería de las últimas motivaciones que estamos viendo", confirmó el jefe de Gabinete de Seguridad, Gerardo Milman, a La Rosca.

Más allá del motivo, quienes están siguiendo los detalles del caso tienen certificado que quien disparó fue Juan Jesús Fernández. Lo hizo de forma planificada: estudió todos los movimientos de Olivares y Yadón para atacarlos.

El video de las cámaras de seguridad de la avenida Rivadavia al 1600 detalla ese proceso. Eligió frenar con su auto Volkswagen Vento y esperarlos durante media hora hasta que sus víctimas pasaron por el lugar. En ese momento, les disparó 13 veces. Yadón murió por las heridas, mientras que Olivares sigue estado crítico. La bala que lo alcanzó le perforó órganos vitales y tuvo que ser operado para salvarle la vida.

Tras los disparos, Fernández se bajó del auto, revisó el lugar y le dijo a su acompañante -que se cree era su sobrino- que se fuera caminando. Otras cámaras de la Ciudad registraron el instante en el que el joven descarta las balas en un tacho de basura.

Minutos más tarde, Fernández llevó su auto, patente LYS656, hasta el estacionamiento que alquilaba en la calle Bartolomé Mitre 1444. Ese lugar también registró sus movimientos: las cámaras lo captaron cuando salía de allí, 10 minutos después de la balacera.

Cuando las autoridades judiciales confirmaron la identidad del sospechoso, ordenaron allanamientos. Uno de ellos fue en un departamento de la avenida Belgrano al 1700, donde vive Fernández. El otro fue en Yrigoyen al 1300, a nombre de su cuñado, Rafael Cano Carmona, que fue detenido.

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario