Política.. 

Denuncia del Gobierno: el 50% de los comedores que tenían apoyo estatal no existen

La gestión anterior es criticada por falta de control en los establecimientos creados bajo el Plan Nacional Argentina Contra el Hambre, según Sandra Pettovello.

Por  Redacción de TodoJujuy.com

Tras descubrir que el 50% de los comedores inscritos en el Plan Nacional Argentina Contra el Hambre, establecido durante la pandemia, no existían, el Gobierno presentó una querella penal. Según el Ministerio de Capital Humano, en ciertas ocasiones, los detalles proporcionados durante la preinscripción no concuerdan con la realidad;.

En otros casos, las direcciones declaradas nunca han albergado un merendero, mientras que algunos comedores ya no están en funcionamiento.

El Gobierno presentó una denuncia penal.

La información proviene de las inspecciones llevadas a cabo por el departamento liderado por la ministra Sandra Pettovello, y en este contexto, fueron obtenidas del Registro Nacional de Comedores y Merenderos Comunitarios de Organizaciones de la Sociedad Civil (RENACOM).

Comedores: el programa se lanzó en enero de 2020

A partir de ese punto se origina la pesquisa sobre el programa "Argentina contra el Hambre", lanzado el 8 de enero de 2020 con el propósito de asegurar la seguridad alimentaria a grupos en situación de vulnerabilidad y garantizar el acceso a alimentos y servicios para merenderos y comedores comunitarios.

De acuerdo con la querella interpuesta por la oficina legal del Ministerio de Recursos Humanos, el procedimiento se dividía en tres etapas esenciales: inicialmente, la fase de preinscripción; luego, la verificación; y por último, la inscripción definitiva.

El Ministerio de Capital Humano informó que en algunos casos los datos de la preinscripción no coinciden con los reales.

Al final de este proceso, la matrícula se extendía por un período de dos años y necesitaba ser renovada después de dicho plazo, aproximadamente en 2022. Si el comedor o merendero no superaba la validación, ya no podía formar parte de los beneficiarios.

Según la revisión llevada a cabo por el departamento de Recursos Humanos, la administración anterior “no realizó los controles correspondientes sobre los comedores a los que asistía con mercadería”.

“La ausencia de control en los dineros estatales se refleja en la imposibilidad material de poder controlar y/o inspeccionar debidamente los beneficios que se otorgaron, y/o si los comedores beneficiarios de las mismas fueron correctamente seleccionadas a tal efecto; o bien, si aquellos tenían algún tipo de incompatibilidad que tornara ilegal dicho otorgamiento”, describe la presentación judicial.

Los datos surgen de las auditorías que realizó la cartera que conduce la ministra Sandra Pettovello.

Según el Gobierno, solo se logró registrar el cincuenta y dos con tres por ciento (52.3%) de todos los comedores listados en el RENACOM, mientras que el cuarenta y siete con siete por ciento (47.7%) restante no pudo ser relevado debido a que fueron clasificados como "inexistentes" por diversas razones.

Según la documentación presentada ante la justicia, el treinta y dos por ciento (32%) de los comedores ya no están operativos; el veinticinco por ciento (25%) de los datos de preinscripción no concuerdan con la realidad (direcciones incorrectas o direcciones donde no existen comedores/merenderos), y casi el dieciséis por ciento (16%) indicó una dirección donde nunca hubo un comedor/merendero en funcionamiento.

En la querella presentada, los representantes del Ministerio de Recursos Humanos indicaron que “Conquistando Sonrisas”; “Pequeños Gigantes de Quilmes”; “Cielos Abiertos”; “Luz de Luna de Pereyra”; “Esperanza”; “Los Peques de San Alberto”; “Luz y Esperanza”; “No Funciona Como Tal”- son algunos de los ejemplos de supuestos comedores que no existían en los domicilios declarados.

Según la denuncia presentada por la secretaría legal del ministerio de Capital Humano, el proceso constaba de tres pasos.

Un ejemplo notable es el del comedor "Gauchito Gil", donde al verificar la presencia del merendero, el Gobierno descubrió un complejo residencial privado. De manera similar, está el caso de "Sol de Barrio", un comedor que no lograron ubicar y donde los residentes confirman que nunca existió.

“En otros casos, ni siquiera existen nombres de los lugares en el registro, sino que se los identifica apenas con un número de expediente, pero que incluso al realizarse la inspección ocular se demostró que tampoco existía”, afirmaron los denunciantes. Dadas las circunstancias, la administración actual presentó una querella por la omisión de deberes de los funcionarios públicos y el fraude contra la Administración Pública.

Copyright © TodoJujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.
En esta nota:
Comentarios: