Economía. 

El error en las monedas de $1 provocó confusión y desilusión

Si bien en las plataformas de comercio publicaron algunas de estas monedas de un peso, la gran oferta que hay lleva a que su valor real sea menor al esperado.

Como marca la conocida frase, no todo lo que brilla es oro. Es que en las últimas horas se dieron a conocer en plataformas de comercio electrónico publicaciones de monedas de un peso argentino acuñadas en Inglaterra en 1995, que por una equivocación en su parte de atrás (dicen 'Provingias' del Río de la Plata, en lugar de 'Provincias', son ofrecidas por un valor de $15.000 o más por el simple hecho de que al contener el mencionado error, son únicas.

De todas maneras, cabe destacar que en realidad existen cerca de 56 millones de monedas que contienen dicho error. “Las monedas que dicen ‘provingias’ no valen mucho, se encuentran muy fácil. Pero las publicaciones son libres y por eso aparecen estos precios. Una moneda de estas puede valer 100 pesos o menos. Nadie las compra porque se consiguen fácilmente en la calle. Todos los coleccionistas las tienen y no hay un público que las demande”, aseguró Dabbah.

Según el especialista en numismática (estudio y coleccionismo de monedas, medallas, fichas y papel moneda), en las monedas que están en circulación presentan errores diversos que son más escasos y hacen que estas adquieran un valor más significativo. Un ejemplo son una serie de monedas plateadas de 25 centavos (hoy ya no se encuentran en circulación) que “se pegan a un imán” dado que el metal con el que fueron fabricadas es magnético cuando en verdad no debió serlo. “Hay un error en la aleación, son de níquel y cobre, pero se les mezcló algún metal ferroso que las hace magnéticas”, explicó Dabbah.

“Hay otras con fallas en el proceso de fabricación de las monedas que se pueden encontrar circulando. Las monedas tienen que tener las dos caras alineadas. Algunas las das vuelta y están giradas las figuras y no son simétricas. Son monedas que pueden valer desde 5 dólares a 50 dólares. Eso se puede encontrar en las que circulan ahora como las de 5 pesos”, detalló el coleccionista que lleva 20 años realizando esta actividad.

image.png

Dabbah subrayó que después de que se conozca el precio al que se publicaron algunas de estas monedas de un peso con el error ortográfico, muchas personas se contactaron con él para proponerle distintas cantidades, aunque terminaron decepcionándose cuando se enteraron que su valor real no se condice con el publicado.

“Recibí unos 300 llamados de personas que tenían estas monedas de un peso con error. Muchos se enojan cuando se les dice que no valen nada. Mucha gente que llama tiene una necesidad económica. Además, hay personas que las compraron a mucho menos de lo que estaban publicadas. Por ejemplo, a 500 pesos, pensando en venderlas más caras y ahora se encuentra con que no valen nada”, indicó el experto.

En el sitio especializado Numismática ArgCollectibles, por caso, se vende un blister completo con 10 de esas monedas por USD 50 (unos $9.200 al tipo de cambio libre). Y a su vez, existen ofertas en la plataforma eBay, con valores que van desde los USD 6 ($1.104) a los USD 12 ($2.208) por moneda.

En palabras de los especialistas en numismática, las monedas con errores siempre son valoradas, a raíz de que en general son las más escasas. No obstante, el caso de la moneda de un peso no resultó ser uno. Lo que pasó fue que el gobierno argentino —durante la presidencia de Carlos Menem— solicitó la acuñación de 56 millones de monedas de un peso a Inglaterra y las autoridades recién advirtieron el error cuando el pedido había llegado a nuestro territorio nacional. Si bien la Casa de la Moneda inglesa aceptó que se trató de un error, por la urgencia no se pudo remediar, ya que estas debían empezar a circular con carácter de urgencia.

“En la numismática nacional del siglo XX sin dudas el error más emblemático es el de la moneda de 1 peso 1995 Provingias. El error ortográfico fue detectado a poco de salir las piezas a circulación cuando una parte significativa de la partida ya había sido enviada a los bancos. Por unos días, la noticia copó los medios de comunicación, debido a lo burdo del error y llegó a informarse erróneamente que el Gobierno iba a recambiar las monedas a un valor mayor al nominal para quienes las devolviesen a los bancos”, comentó Dabbah en su libro “Errores de acuñación en la moneda nacional (1881-2016)”.

“En el año 2011, la economía adoleció el faltante de monedas en circulación y esto generó un incordio entre los ciudadanos que aún las requerían por ser el medio excluyente de pago en transportes públicos. Ante esta situación, el Banco Central, decidió poner en circulación el resto de la partida de aquellas monedas que aún se atesoraban en las bóvedas de la institución esperando destino de destrucción”, detalló en el libro.

Copyright © TodoJujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.
En esta nota:
Comentarios: