Con la clara necesidad de comenzar con las restricciones dentro de la administración pública, Gerardo Morales comenzó a delinear cual será la estrategia a seguir para que el impacto de las reformas en este sector de los empleos públicos de la provincia, tenga el menor daño político posible.

Sabe que las reuniones que se llevan a cabo en el ámbito nacional esta semana, serán prioritarias para llegar a un acuerdo que le permita mirar el horizonte con más optimismo hasta finales del presente año; esperando que los augurios de las mejoras económicas y el famoso brote verde del que tanto se habló, sea realmente una realidad y deje de ser una ficción.

Si bien las discusiones no finalizaron, el futuro del pacto fiscal en la provincia, más lo que pude suceder con la reforma laboral anticipa que el impacto que puede tener en la provincia será “neutro”, como se anticipó a adelantar, algo que suena a una expresión de deseos y que estará determinado una vez que las reuniones concluyan a fines de esta semana.

Ante esta perspectiva, los gremios ya están analizando con cierta preocupación lo que pude suceder con estas reformas que se intentarán aplicar a nivel provincial. En el plenario de los referentes gremiales que se desarrolló la semana anterior, algunos dirigentes sostuvieron que tales medidas pueden causar un perjuicio importante para la masa laboral de los empleados provinciales.

Con las acostumbradas objeciones a la reforma laboral que se hicieron de manera constante y permanente desde que se conoció la intención del gobierno nacional, se suma ahora el pedido de los gremios de un bono de fin de año cuyo monto se conocerá recién en la próxima reunión que realicen, en donde contemplarán no solo los porcentajes de la caída del salario por la escalada inflacionaria, sino también la necesidad de actualizar las sumas que perciben y que desde su punto de vista son insuficientes.

Conocedores de las difíciles reuniones que se llevan a cabo con los funcionarios de Educación, los gremios docentes de la provincia saben que la reforma que se inicia en este sector de la educación no tiene marcha atrás. Quedó demostrado con el pedido del CEDEMS de analizar la derogación de carreras en nuestra provincia, punto principal de la discusión mantenida y de la cual no se obtuvieron resultados satisfactorios.

Los planteos que realicen los distintos gremios pueden tener el mismo resultado, es decir, mantener una postura que es muy difícil que se cambie y con la probabilidad de tensar las relaciones que se mantienen en la actualidad.

Gobernar con austeridad es la consigna que se aplicará de ahora en adelante. Será la etapa más difícil de la gestión, en donde el crédito político puede comenzar a menguar, como sucede en estos casos.

Cuando señaló el Gobernador de que se tiró mucha manteca al techo durante mucho tiempo, fue un mensaje para lo que se viene y de la cual los gremios mantienen una clara expectativa por el papel que les tocará jugar en estos tiempos, en donde la manteca estará ausente en la mesa de las discusiones.

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario