Cualquier persona sometida a largos períodos de estrés puede desarrollar agotamiento mental. Te sientes abrumado, exhausto emocionalmente y sin ganas de nada.

Síntomas del agotamiento mental

  • depresión o ansiedad
  • pesimismo
  • enojo
  • falta de motivación
  • descenso de la productividad
  • dificultades para concentrarte

Síntomas físicos

  • dolor de cabeza
  • malestar estomacal
  • cambios en el apetito y consiguiente pérdida o aumento de peso
  • insomnio
  • propensión a resfriados o gripes

Síntomas conductuales

  • desempeño pobre en el trabajo
  • aislamiento social
  • incapacidad de cumplir con compromisos sociales

Healthline, un proveedor privado de información de salud con sede en San Francisco, California, aclara la diferencia entre estrés y agotamiento mental: todos experimentamos estrés en el día; se trata de una reacción natural del cuerpo frente a situaciones desafiantes. Una vez afrontadas, no obstante, los niveles del cortisol descienden. El problema se plantea cuando esto último no sucede y la persona vive con niveles de cortisol elevados. Esto resulta en el agotamiento mental.

Cómo combatir el cansancio mental

Medita

Cuando tengas unos minutos libres deja en paz tu teléfono móvil o el televisor y solo presta atención a tu cuerpo, siente tu respiración.

Regálate silencio

Reserva algún momento de tu día para disfrutar del silencio; esta experiencia te ayudará a mentenerte centrado, más en contacto con tu mundo interior.

Por lo demás, reduce la abrumadora cantidad de estímulos a los que estás expuesto: apaga el televisor si no lo estás viendo, utiliza audífonos cuando caminas por la ciudad, pon tu teléfono en modo avión cuando estés en la cama.

Reserva un tiempo para "no hacer nada"

En este mundo que venera tanto la productividad, tomarse un descanso a diario está mal visto; es asociado con la holgazanería. Pero numerosos estudios en el campo de la psicología han demostrado que no hay nada más alejado de la realidad. Incluso, grandes personalidades como Tesla, Einstein o Eisenhower defendieron la importancia de «no hacer nada». Y es que este tiempo que parece un desperdicio, en realidad contribuye a proteger la salud y activar la creatividad.

Vive tu ahora

Solo un 50 % de nuestro tiempo, estamos viviendo en el presente. La otra mitad la pasamos fluctuando entre el pasado y el futuro. Esta es una cualidad intrínseca del ser humano y en muchos sentidos puede ser beneficiosa; nos permite recordar de dónde venimos y hacia dónde vamos, por ejemplo. Pero también puede convertirse en un obstáculo para nuestro bienestar.

Ejercita centrarte en el único tiempo vivo que existe. Saborea lo que estás haciendo justamente ahora; estudios han demostrado que, aun cuando sea una tarea que te disguste, te sentirás mejor si estás en el ahora,

FUENTE: Vix

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Deja tu comentario