El estudio asegura que los perros tienen "pequeñas células grises" asociadas con el pensamiento, la planificación y el comportamiento complejo, todas consideradas como características distintivas de la inteligencia.

Se trata del primer estudio que realmente cuenta el número de neuronas corticales en el cerebro de varios carnívoros, incluidos gatos y perros, ha descubierto que los perros poseen significativamente más que los gatos.

Los resultados del estudio han sido publicados en la revista Frontiers in Neuroanatomy. En cuanto a perros y gatos, el estudio encontró que los perros tienen alrededor de 530 millones de neuronas corticales, mientras que los gatos tienen menos de la mitad, es decir, alrededor de 250 millones. En otra comparación, el ser humano tiene en su cerebro unas 16 mil millones de neuronas).

Herculano-Houzel y sus colaboradores estudiaron animales carnívoros debido a su diversidad y gran variedad de tamaños cerebrales, así como por el hecho de que incluyen especies domesticadas y silvestres. Los investigadores analizaron los cerebros de uno o dos especímenes de cada una de las ocho especies carnívoras: hurón, mangosta, mapache, gato, perro, hiena, león y oso pardo.

Esperaban que sus mediciones confirmaran la hipótesis intuitiva de que los cerebros de los carnívoros deberían tener más neuronas corticales que los herbívoros de los que se alimentan. Eso es porque la caza es más exigente, cognitivamente hablando, en comparación con la estrategia principal del herbívoro de encontrar seguridad en números absolutos.

Sin embargo, ese no fue el caso. Los investigadores determinaron que la relación de neuronas al tamaño del cerebro en carnívoros pequeños y medianos era aproximadamente la misma que la de los herbívoros, lo que sugiere que existe la misma presión evolutiva sobre los herbívoros para desarrollar el poder del cerebro para escapar de los depredadores que la que hay en carnívoros para atraparlos.

De hecho, para los carnívoros más grandes, la proporción de neurona a cerebro es en realidad más baja. Descubrieron que el cerebro de un golden retriever tiene más neuronas que una hiena, un león o un oso pardo, a pesar de que los depredadores más grandes tienen cerebros hasta tres veces más grandes. El oso es un ejemplo extremo. Su cerebro es 10 veces más grande que el de un gato, pero tiene aproximadamente el mismo número de neuronas.

Fuente: Infobae

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Deja tu comentario