Barcelona no la había pasado bien la semana pasada en el derbi de Catalunya. Espanyol le había ganado por 1-0 y había dejado la eliminatoria complicada para el equipo de Ernesto Valverde. Sin embargo, con un Lionel Messi implacable y en un Camp Nou emocionado por la despedida de Javier Mascherano, el Barsa lo dio vuelta en un rato y avanzó a semifinales, donde esperaban Sevilla, Valencia y Leganés -tras eliminar a Real Madrid-.

Luis Suárez, uno de los cambios que introdujo Valverde (sacó a Carles Aleña), rompió el cero a los nueve minutos, mientras que Messi selló la clasificación a los 25 cuando conquistó el segundo. Aunque sufrió en el final por un penal reclamado por Espanyol, Barcelona dominó y mereció estar entre los cuatro mejores. El sorteo del viernes determinará su rival.

La apuesta de incluir al delantero uruguayo le salió bien al DT de Barcelona. No se habían cumplido los nueve minutos cuando Messi avanzó por el medio y abrió a la derecha para Aleix Vidal. Fue el lateral de Barcelona el que metió el centro al segundo palo, donde Suárez apareció solo para cabecear e igualar la eliminatoria.

Poco después, a los 25, Messi reapareció pero para convertir su gol y dar vuelta la serie. El rosarino se escapó por la derecha, perdió la pelota pero, ante el desconcierto de los rivales, la recuperó y sacó el zurdazo que se desvió en el defensor Naldo, descolocó al arquero de Espanyol y se convirtió en el 2-0.

El gol de La Pulga, además, representó el número 4000 de Barcelona en el Camp Nou. Para maravillarse aún más, el mejor jugador del mundo participó en más del 10% de esos tantos: 308 goles y 102 asistencias.

Antes del final del primer tiempo, Messi tuvo en sus pies su segundo gol. Fue habilitado por Busquets y al sacar el remate el juez de línea levantó la bandera. Offside y final de la primera etapa.

Por el lado del Espanyol, el técnico Enrique Sánchez Flores dejó en el banco a Óscar Melendo, autor del tanto en el partido de ida, y mantuvo a Javier Fuego en la mitad de la cancha. No le dio mayores resultados: su equipo se movió muy lejos del arco de Cillessen.

El dominio de Barcelona se trasladó al complemento. Después de la entrada de Paulinho, llegó el esperado debut de Coutinho. A 23 minutos del final, el ex hombre del Liverpool reemplazó a Iniesta.

En uno de sus primeros contactos con la pelota, el brasileño estuvo en la creación de un ataque que no fue gol por la intervención de Pau López. Messi abrió para Coutunho, quien metió un pase perfecto para Suárez, cuya definición ahogó el arquero. El 1 de Espanyol repitió su gran tapada en el rebote, a cargo de Rakitic a 15 minutos del final.

En una de sus esporádicas llegadas, Espanyol pudo haber conseguido su pasaje a semifinales. Cuando faltaban diez minutos, Gerard Moreno cayó en el área y acusó una falta de Alba. Pero el árbitro no la dio y la repetición dejó dudas: de haber existido, ¿fue dentro o fuera del área?.

Messi hizo olvidar esa situación con un frentazo violento, a un centro pasado de Rakitic, con dos minutos por delante. No hubo tiempo para más. Barcelona se tomó revancha luego de que Espanyol le sacara el invicto y festejó su avance a semifinales en la noche de la despedida de Mascherano.

FUENTE: Clarín
visitimg

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Deja tu comentario