Boca Juniors , líder de la Superliga, ya no cabalga tan cómodo al frente de las posiciones: perdió 1-0 ante Rosario Central en su visita al Gigante de Arroyito y así se le recortó la ventaja que hace dos fechas llevaba en el campeonato. Un gol de Marco Ruben, a los 4 minutos del partido, estableció la diferencia definitiva en el marco de un partido caliente, con mucha pierna fuerte y un clima desbordante, que por momentos sobrepasó a los jugadores y hasta al propio Patricio Loustau, el árbitro.

El gol de Ruben, un cabezazo en plena área chica tras un córner, pareció propiciar un partido de ida y vuelta. Boca, algo aturdido al comienzo, trató de responder con el juego de Cardona pero no tenía quien lo captara: sin Benedetto, lesionado, antes del partido se supo que tampoco podría jugar Walter Bou, su reemplazante. Así, los Barros Schelotto eligieron a Junior Benítez, un jugador poco acostumbrado al puesto.

En la calentura del primer tiempo el que pagó fue Paolo Goltz, que cometió la chiquilinada de tirarle una patada a Ruben sin pelota, a la vista del árbitro: segunda amarilla y afuera. Después, con 10, Boca buscó con insistencia y se expuso a los contraataques de Central, que terminaron por erigir en figura a Agustín Rossi.

Pero con vergüenza deportiva, Boca fue por el empate de todas maneras. Y casi lo consiguió en los minutos finales, en los que empujó con todas sus fuerzas. Un remate de Cardona al palo y una salvada de Maxi González ¡con la cara! fueron las dos ocasiones más claras. Pero el tiempo se consumió y Central, hundido en la tabla, terminó celebrando con toda su gente. Boca, hasta ayer solo y tranquilo, en la punta, ahora tiene a San Lorenzo y Unión a tres puntos.

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Deja tu comentario