Asumir riesgos y atacar a Uruguay. Esa es la idea de Jorge Sampaoli, que piensa en un esquema: 3-4-2-1. Y tiene nombres, al menos diez: Romero, Mercado, Otamendi, Pinola, Biglia, Guido Pizarro, Di María, Dybala, Messi e Icardi. Suspendido Banega, falta un volante por la derecha, ¿candidatos? Salvio, Enzo Pérez y hasta Lautaro Acosta.

Después, aparecen los imponderables, como un contratiempo con Biglia. Su club, Milan, informó que sufrió una lesión en el bíceps femoral izquierdo y estima cuatro semanas de inactividad. El jugador le contó al cuerpo técnico de la selección argentina que se trata de una distensión, no de un desgarro, y confía en llegar. ¿Conflicto en puerta con Milan? Quizá. Si no se recupera, Leandro Paredes es una opción.

¿Y Mascherano? El Jefe es zaguero para Sampaoli, que en la zona de máquinas el medio de la cancha, quiere volantes con mejor pase de inicio. El DT optará por centrales más altos debido al porte de Suárez-Cavani y Mascherano sería suplente. Salvo que en los trabajos de campo le tuerza la opinión a Sampaoli. Lo concreto es que Mascherano dejó de ser indiscutido.

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario