Daniel Valencia y Ariel Ortega son los dos jugadores jujeños que participaron en mundiales de la FIFA y constituyeron a la provincia como el territorio del Noroeste que más presencia tuvo en mundiales, lugar compartido con Santiago del Estero.

Con participaciones en 1978, donde Argentina fue campeón, 1982, 1994, 1998 y 2002, Jujuy estuvo presente en 5 de los 17 mundiales que participó nuestra Selección.

Con la misma cantidad de participaciones, Santiago del Estero también comparte el primer lugar pero con 4 jugadores: Rubén Navarro en 1962, Rene Houseman en 1974 y 78, Luis Galván en 1978 y 82, y Julio Cruz en 2006.

Por detrás están Tucumán, con dos jugadores en dos mundiales, y Salta que nunca tuvo un jugador en un mundial.

jugadores al mundial.jpg

Buenos Aires es la provincia que más futbolistas aportó a las citas mundialistas con 94 futbolistas, seguido por la Ciudad Autónoma de Buenos Aires con 61 y Santa Fe con 59.

JOSÉ DANIEL VALENCIA

El mediocampista nació en 1955 en San Salvador de Jujuy. Formó parte de los planteles de 1978, que ganó la copa del mundo, y 1982 en España. En su carrera pasó por Gimnasia y Esgrima de Jujuy, Talleres de Córdoba, LDU de Quito, Guaraní Antonio Franco de Misiones, Jorge Wilstermann y San José de Bolivia.

Daniel Valencia

ARIEL ARNALDO ORTEGA

El “burrito” nació en 1974 en Libertador General San Martín. Fue parte de los planteles mundialistas de 1994, 1998 y 2002. Es considerado uno de los máximos ídolos de la historia de River Plate, donde debutó en 1991. Además jugó en Valencia y Parma de Italia, Fenerbahçe, Newell’s, Independiente Rivadavia, All Boys y Defensores de Belgrano. Tuvo su despedida a estadio lleno en el Estadio Monumental en 2013.

Ariel Ortega

Con datos de La Nación

visitimg

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario

Se está leyendo

Las más leídas

Encuesta

Argentina en el Mundial, ¿tenemos chance todavía?