Lanús se regaló una victoria expréss, pero le queda mucho trabajo por hacer

Ganó 2 a 0 con goles de Pereyra Díaz, a los 2´, y Velázquez, a los 4´; sobre el final, Goltz remató un penal al travesaño; con esta victoria, el Granate se reacomodó en el Grupo 3 y quedó a tres puntos del líder

En el momento más importante, justo cuando el cuadro de posibilidades del Grupo 3 más se lo demandaba, Lanús pudo al fin conseguir su primera victoria en esta Copa Libertadores . Los granates reaccionaron y se impusieron por 2 a 0 sobre Deportivo Cali, pero no lograron recomponerse del todo en la producción colectiva. Y ahora le queda por delante los partidos decisivos con Cerro Porteño, en la Argentina, y ante OHiggins, en Chile, en el cierre de la zona.

El equipo granate se encontró con el gol rápidamente. Ni lo dejó acomodar a su oponente. A los dos minutos, un preciso centro de Maxi Velázquez encontró justo a Pereyra Díaz, que anticipó cualquier reacción de Faryd Mondragón. Dos minutos después, el ex arquero de Argentinos y de Independiente volvió a sufrir otro cimbronazo: es que Velázquez anotó un verdadero golazo con un zurdazo al ángulo.

Este Lanús que en la Copa Libertadores le cuesta crecer en solvencia y en robustez colectiva, ayer completó los tildes de aprobación como lo pretendía su técnico, el Mellizo Guillermo Barros Schelotto . Tuvo contundencia rápido y volvió a tener ese sexto sentido que usa para aprovechar los momentos favorables. Que los tuvo, sobre todo a partir de los primeros segundos del primer tiempo y en algunos pasajes de la segunda etapa. Pero el último campeón de la Copa Sudamericana se quedó con el dominio conceptual del juego que impuso cada tanto, aunque sin tanto orden, ante un Cali que se salió del impacto inicial y no le costó encontrar intensidad como para generar peligro en el área rival.

Un conjunto ciclotímico fue Lanús. Arrancó con goles y pretensiones, mientras cierta falta de ritmo y desorden de sus volantes -salvo Víctor Ayala- les dejaba margen a las arremetidas de los colombianos. Un remate de Robin Ramírez, otro de Andrés Pérez y dos bombazos de Yerson Candelo le dieron mayor presencia ofensiva a su rival. De no ser por las intervenciones de Esteban Andrada (habitual suplente de Marchesin, suspendido), Cali hubiese achicado la diferencia.

Los colombianos fortalecieron su imagen a partir de los movimientos de Andrés Pérez y la fisonomía de los locales se desdibujó. Lautaro Acosta jugó más de cuarto volante para contener a Víctor Giraldo, y Silva y Pereyra Díaz quedaron demasiados solos en la ofensiva. Al ex atacante de Boca, que tuvo un cabezazo de sobrepique, se lo vio bastante fastidioso por los pelotazos que le tiraron y por los pases imprecisos de sus compañeros.

En determinados momentos, Lanús no hizo pie en su área y dejó huecos por donde se filtraron los colombianos. En uno de ellos ingresó John Viáfara con decisión y Leandro Somoza lo derribó con una pierna desmedida, pero el árbitro uruguayo Daniel Fedorczuk no cobró la sanción.

La falta de puntería de Cali evitó que se materializaran en la red los desajustes defensivos de Lanús. Conforme con el triunfo, el conjunto del Sur sólo se preocupó por cuidar la ventaja. Tuvo pocos intentos en el segundo tiempo, pero en uno de ellos, Jorge Ortiz se metió en el área y le hicieron penal. Esta vez el juez lo cobró, pero el remate de Paolo Goltz se estrelló en el travesaño.

De todas maneras, el resultado se dio como Lanús lo necesitaba. No jugó bien, pero la victoria fue un alivio por demás esperado para su ilusión de clasificar en la Libertadores.

Copyright © TodoJujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.
Comentarios: