El arco es el tema en Boca. No es el único, porque la pretemporada dejó incógnitas en Gago y Benedetto por sus lesiones y también en la participación como titular o suplente de Tevez, pero lo que ocurre bajo los tres palos es lo que preocupa. Los amistosos en Estados Unidos evidenciaron que al buen arquero de 22 años lo está afectando algo que no se trata solo de volar de un palo a otro. A Agustín Rossi le estalla la cabeza. Y Boca trabaja a contrarreloj para solucionar ese tema antes del inicio de la competencia oficial.

Ni las 25 vallas invictas en los 54 juegos en el club alcanzan para confirmar que Boca tiene en Rossi una certeza. Desde la filtración de ir tras el sueño de Buffon, la lupa exagerada sobre él, el espejo innecesario con Armani en la otra vereda, sus gestos de fastidio y las voces dirigenciales que por lo bajo hablaron siempre de apellidos para sumar en el arco, a Agustin Rossi le quema el día a día. Incluso, desde su entorno dicen que analizó propuestas para emigrar a Europa, pese a que en Boca no recibieron nada concreto...

“Yo estoy conforme con el plantel y con los arqueros. Siempre que llegue alguien para potenciar y elevar el nivel, es bienvenido”, le dijo Guillermo Barros Schelotto a la prensa. Es cierto: el DT vuelve de Estados Unidos con dudas sobre lo que pueda ocurrir en la competencia oficial. Es claro cuándo cree que Rossi tiene un potencial enorme; también, que si la idea era traer un arquero, se debió haber hecho sin vueltas y evitando un desgaste emocional para Rossi.

Hoy, Boca tiene un titular cabizbajo y ninguno de los refuerzos de peso que sonaban como reemplazo. ¿Y Sara? Devolverle la titularidad era una posibilidad en el cierre del semestre anterior, luego del error de Rossi ante Palmeiras. Pero no atajo en ningún amistoso de pretemporada y ese fue un mensaje. Quizá, darle pista en la Copa Argentina sea una buena solución. Lo cierto es que Sara perdió su lugar por una lesión en su hombro derecho previo al Superclásico de 2017 y jamás volvió.

Las alternativas a incorporar son pocas ahora. Con Gerónimo Rulli descartado, y sin cupo extranjero para hacer un intento por Guillermo Ochoa, los apellidos que manejan en la CD son Esteban Andrada, Fernando Muslera (nació en Buenos Aires) y fue ofrecido Marcos Díaz, quien todavía no definió su situación con Huracán. Si existe algún tapado por el que se negoció, en el cuerpo técnico creen que necesita resolverse de manera urgente.

Esteban Andrada

Desde Lanús le confirmaron a la prensa que Andrada cuesta 5 millones de euros libres de impuestos. Similar a lo que pagó River por Armani. Pero al arquero de 27 años, que se lució en Barranquilla, lo busca Villarreal y el club del Sur pretende venderlo y dejarlo en Lanús hasta diciembre.

A Muslera, el Mundial con Uruguay le dejó un sabor amargo en lo personal. Pero el gran problema para llevar a Boca es su salario. Percibe casi el doble del mejor pago del plantel actual y su intención es continuar en Europa.

La decisión de la CD parece tomada. Pero el cuerpo técnico no quiere resolver con las urgencias del caso. Es por eso que habrá una reunión en las próximas horas para decidirse por alguna de estas tres opciones: traer un titular y prestar a Rossi, traer un suplente a competirle y ceder a Sara o bien darle el lugar a Sara y traerle un arquero para competir.

Mientras tanto, el Mellizo repite por lo bajo que los 6 millones de dólares que en su momento se habían pedido por Marchesin y que Boca se negó a pagar, hoy hubiesen sido una solución definitiva.

Luego quedará por ver cómo se conforma la pareja de centrales titulares, quién acompaña a Barrios en la mitad de la cancha, si Villa se ganó la titularidad, si Zárate jugará por Tevez o si entrará por Ábila para estar en el área. A una semana de la competencia oficial, Boca está atrapado en una red. En la de su propio arco.

FUENTE: Clarín
visitimg

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario