Marco Trungelliti no es justamente un juvenil que hace sus primeras armas en el tenis. El santiagueño, de 28 años y profesional desde 2008, es uno de los luchadores del circuito que cada semana le raspan al destino una oportunidad más. Pero de golpe le apareció la oportunidad de ser la gran historia de este lunes en Roland Garros, y no la desaprovechó.

Quedó claro poco después de consumada su victoria por la primera ronda frente al australiano Bernard Tomic: debido al interés que generó todo lo que rodeó a su arribo contra reloj a París -llegó en la noche del domingo después de un largo viaje en auto desde Barcelona, donde se enteró de que se había abierto la oportunidad de jugar en el cuadro principal-, su conferencia de prensa post partido se pasó a la sala más grande del estadio, para poder albergar a la numerosa cantidad de periodistas que querían interiorizarse sobre su historia.

Al argentino no podrá serle indiferente tanta repercusión, más allá de que en la nota a ESPN luego del partido relativizó el tamaño de la odisea: "Para nosotros es normal manejar mucho", explicó, sin aludir a la urgencia con la que tuvo que resolver ese viaje, en el que manejó su hermano y lo acompañaron su madre y su abuela de 90 años.

Embed

Lejos del glamour de las grandes estrellas del circuito y cuando ya pasó más de la mitad de su carrera, a Trungelliti le tocó vivir uno de los momentos más felices de su vida tenística. Aunque el año pasado ya había llegado a la segunda ronda de Roland Garros, este triunfo tiene sin duda un color diferente.

Gracias a su victoria, el argentino se aseguró 59 mil euros de premios (como ingresó como lucky loser al torneo, debe resignar 20 mil para el jugador que se bajó del torneo y le dio su lugar). Le vendrán seguro muy bien, pero lo que nunca podrá olvidar será esa ovación que le regaló al público parisino al cabo de su victoria. Fue la manera de premiar a un luchador que vivía su día mágico.

FUENTE: Clarín
visitimg

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Deja tu comentario