Un nuevo episodio de violencia en el fútbol, esta vez en la Copa Jujuy, terminó con el árbitro Guillermo Catalá con un corte en la sien y la suspensión del partido entre Mitre y Unión, el clásico de Calilegua.

El encuentro, con Mitre de local por la fase preliminar de las revanchas, fue suspendido a los 40 minutos del segundo tiempo, cuando ganaba Unión por 1 a 0. El partido de ida había terminado sin goles y el jugador Molina fue expulsado por el árbitro porque consideró que estaba deteniendo el juego. El futbolista reaccionó arrojándole sus canilleras en la cara a Catalá, que sufrió un corte en el lado izquierdo de la cara, a la altura de la sien. Ahora se espera la resolución del tribunal de disciplina.

visitimg

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario