Las razones son potentes y tienen que ver con dos aristas: la política y la deportiva. Para que el Rugby Championship desembarque una vez más en Salta mucho tuvo que ver aquel pedido de Adolfo Mimessi, ex presidente de la Unión local, a las autoridades de la Unión Argentina de Rugby, allá por diciembre de 2012.

Con el apoyo explícito del gobernador Juan Manuel Urtubey, un fanático del rugby que jugó en los seleccionados juveniles de su provincia como segunda o tercera línea, y con el aval de su amigo Agustín Pichot, solicitó un partido de este torneo.

Así, cuando Rosario dejó de recibir el Rugby Championship por problemas económicos (deuda con la UAR) y por el accionar de los barras de Central en las adyacencias de Arroyito, Salta tomó ese lugar y en 2014 Sudáfrica se convirtió en el primer adversario de Los Pumas en el estadio Padre Ernesto Martearena, el mismo escenario en el que el equipo argentino recibirá el sábado a Australia.

El turismo es una fuente de ingresos muy importantes para el Gobierno salteño. Y partidos como el que se viene traen mucha gente a la provincia. Urtubey lo sabe y por eso el poder político provincial sigue apoyando la llegada de Los Pumas.

La organización de la última fecha del Rugby Championship tiene un valor aproximado de 2 millones de pesos, de los que 1.100.000 corresponden a gastos operativos, como apertura de la cancha, seguridad, transporte interno de ambos equipos, cena oficial y tercer tiempo.

La política deportiva salteña, que tiene un presupuesto anual de entre 70 y 80 millones de pesos, está muy conforme con la respuesta conseguida y -dicen- quiere que el torneo se siga disputando aquí a pesar de que hay un contrato firmado hasta 2018.

El rugby también creció mucho en la provincia y ese desarrollo experimentado fuertemente en los últimos 20 años avala el pedido de que el Rugby Championship siga desembarcando en esta ciudad. Salta, con 3.800 jugadores federados, tiene una Unión de tercer orden en Argentina, detrás de Buenos Aires y debajo de Tucumán, Córdoba, Rosario y Cuyo.

Un dato importante es que ese crecimiento no sólo se dio en la capital, en la que hay seis clubes con rugby, sino también en Orán, Tartagal, Metán y Rosario de la Frontera, con otros 15 clubes. Y es muy relevante el rugby escolar. Así Salta emparejó y hasta superó algunos años a Tucumán, el “hermano mayor” que la llevó a “jugar en Primera” y a producir Pumas en una provincia que sólo vivía al compás del fútbol y del basquetbol.

visitimg

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario