Los hinchas no podían salir de su asombro. Otra vez quedaban puntos en el camino y encima con muchos expulsados. El equipo misionero lo jugó con una final (si perdía descendía), y lo ganó por no renunciar a atacar.

Y eso que el primero en ponerse en ventaja fue el local, después que la visita tuviera su chance con Gonzalo Gómez que cabeceó y la pelota pegó en el palo. En la contra, Juan Pascuttini se escapó, dejó en el camino a Fioravanti y Gola y marcó el 1-0.

Pero no duró mucho la alegría. Gómez se escapó de la marca y un minuto después, lo empató. El equipo de Zingariello no se amedrentó y lo fue a buscar. Y logró una nueva ventaja: a los 17', Britez Ojeda pateó un tiro libre bien esquinado e imposible para el arquero rival.

Pero todo se complicó. Martinich se fue expulsado a los 26' tras pegar un codazo que el árbitro juzgó como roja directa. Y con uno menos, fue todo cuesta arriba. Y no lo pudo aguantar: otra vez Gonzalo Gómez volvió a marcar, a dos minutos del final de la primera mitad, y dejó todo igualado.

Para colmo recién iniciado el segundo tiempo Oscar Brizuela fue a buscar con confianza, saltó más alto que todos y la mandó al fondo de la red. Y ahora la cosa era diferente, porque había que buscar dos goles para seguir teniendo ilusión de clasificar.

Tuvo algunas chances, pero le faltó puntería. Y sobre el cierre del partido hubo tres nuevos expulsados, dos en Zapla y uno en Guaraní: Fioravanti a los 44, Gómez a los 48 y Galarza a los 49.

Con impotencia se fue un partido que parecía más sencillo y que lo complicó solo el local, dejando las chances de clasificar más reducidas.

Para la visita fue una noche esperanzadora, porque Deportivo Maipú y San Lorenzo igualaron 2-2 y ese empate sumado a la victoria en Jujuy, le dio vida y chances de quedarse en la categoría.

visitimg

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario