La diseñadora viajó con su papá, Marcelo Tinelli, Guillermina Valdes y su hermanito Lolo a Chubut a pasar los días de cuarentena obligatoria por el coronavirus que afecta al mundo.

Como millones de argentinos, Cande Tinelli está pasando estos días en cuarentena total. Sin embargo, la diseñadora de ropa no está en la casa en la que vive durante todo el año, sino que se fue con su papá Marcelo Tinellil, con Guillermina Valdes, dos de los hijos de la modelo, y con su hermanito Lolo a la casa que desde hace 22 años el conductor tiene en Esquel.

Desde allí, la joven compartió varias fotos de sus días de aislamiento, algunas de las cuales luego de unas horas borró. “Gracias”, escribió la también cantante en Instagram junto con una imagen de ella abrazando bien fuerte a su hermano menor, Lolo en la que se puede ver parte del paisaje sureño, pero al poco tiempo eliminó la imagen.

A pesar de eso, en sus historias siguió compartiendo momentos de su día y de las cosas que hace en pos de matar el aburrimiento que puede producir el aislamiento. En sus historias subió imágenes de chocolates y bombones y la de la perrita de Guillermina.

venus.jpg

El jueves, antes de que el presidente Alberto Fernández declarara la cuarentena total y obligatoria, el conductor y su familia viajaron a Chubut, donde pasarán los días de aislamiento que sean necesarios y dispuestos por el Gobierno.

“Hace 22 años que tengo casa acá y vine a mi casa a hacer la cuarentena con mi familia. Tengo domicilio en esta ciudad desde el año 1998”, había dicho Tinelli en diálogo con medios patagónicos.

Cande, que además de con su familia fue con su novio a Esquel, publicó hace dos días un mensaje en sus redes para su hermana, Mica, quien le lleva nada más que dos años: “Te extraño tanto a vos y a tu risa que no puedo más”. “Yo también te extraño, te amo”, le respondió la también diseñadora.

chocolates.jpg

En las últimas horas, también Tinelli usó las redes para referirse a los días que están pasando: “Uno se sensibiliza con todo esto y empieza a recordar las cosas de la vida. Enseguida aparece mi viejo trabajando en su florería que se llamaba La Orquídea, en Bolivar”.

“También recuerdo a mi mamá, se llamaba María Esther, le decían Chiquita, era maestra y se me vienen las imágenes de cuando la ayudaba a corregir las pruebas de sus alumnos”, escribió en medio de su aislamiento.

Copyright  Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Deja tu comentario