Superación. 

El duro recuerdo de un jujeño que vivía en la calle

"Poco entenderán el significado de estas fotos, mi alma jamás olvidará esos momentos dolorosos", dijo Aldo Cayo. Hoy pudo salir y emprender proyectos.

Por  Federico Franco

Aldo Cayo es oriundo de la localidad de Volcán y tras la muerte de sus padres emprendió un camino que lo llevó al consumo problemático y a vivir en la calle. Después de pasar por momentos muy duros y haber logrado salir de esa situación, mostró los lugares en los que dormía en su cuenta de Facebook.

"Poco entenderán el significado de estas fotos, mi alma jamás olvidará esos momentos dolorosos, el frío, cuántas cosas, los prejuicios etc.. Pero de algo si estoy seguro: nunca más", manifestó en la publicación.

En la calle se encontró con una infinidad de otros problemas que de a poco lo iban deteriorando: no tenía donde dormir, ni que comer, sufría los días de frío y su vida estaba al borde del abismo hasta que decidió hacer algo y cambiar.

"Yo vivía en las guardias de los hospital Pablo Soria y San Roque, fue una etapa de mi vida en la que la pasé muy mal. No tenía donde dormir y pasé momentos muy duros como ser en las noches de frío o la incomodidad de no poder descansar por no tener un colchón. Además yo estaba inmerso en una problemática de consumo de alcohol", comentó Aldo en diálogo con Todojujuy.com.

64820711_1066627650392476_976299933860626432_n.jpg

Asimismo, remarcó que "esto me tocó vivir de grande ya que de chico tuve una buena infancia, un hogar, un padre y una madre que hoy no están porque fallecieron. Después de su muerte empecé a tomar mucho, a caer en el consumo problemático y a descarrilarme hasta que un día levanté algo que no tenía que haber levantado y se lo hice a mi madrina. Se enteró todo el pueblo de eso y me fui, empecé a andar en la ciudad y aprendí lo feo que es no comer por días, estar sin bañarse y dormir sentado".

"Así fue pasando el tiempo hasta que llegué a la fundación Manos Abiertas que me ayudó mucho y fui saliendo. Pero no fue fácil, después conocí a una mujer y me separé, luego me pasó lo mismo con otra y mi vida seguía empeorando. Tuve que internarme porque ya no daba más con mi persona, tenía muchos pensamientos suicidas", añadió Aldo Cayo.

Tras un reingreso a Manos Abiertas e inició un proceso para salir de esa situación de consumo problemático. "Por la pandemia caí en Proyecto Puente, ahí no la pasé bien porque vi cosas muy feas. Yo ya no estaba en situación de calle pero fui para ese lugar donde emprendí una lucha por las injusticias que veía y logramos hacer que eso cambie", dijo.

Actualmente se encuentra alojado en un hostal del Estado con otros usuarios bajo la atención de Salud Mental. En ese sentido afirmó que "ya no estoy como antes, logré cumplir muchos objetivos personales como tener un buen trato con mis hijos. Mi consumo ya no es problemático porque puedo salir a la calle sin problemas".

"Regresé a Volcán a hablar con mi familia, hablé con mi madrina y le pedí perdón. Estoy trabajando y quiero volver a estudiar. Me pasan muchas cosas que antes no me pasaban. Me di cuenta que el problema era yo, no era mi familia, me hice cargo y estoy en un proceso que va muy bien, aunque todavía falta. Mi cabeza está bien", finalizó Aldo.

Copyright © TodoJujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.
En esta nota:
Comentarios: