Cuando la lluvia es medianamente intensa o con continuidad con la de las últimas horas, el transitar por la ciudad y especialmente por los barrios se complica aún más de lo normal.

Un ejemplo es la avenida Tello. Algunas calles se convirtieron en verdaderos ríos, con causes propios. Un caso típico es de las calles Pablo Arroyo y Arismendi, que los vecinos saben son el primer obstáculo de cada mañana.

Además del caudal más o menos intenso de acuerdo a la lluvia caída, se arman “brazos” de agua acumulada que toman las calles y son una carrera con obstáculos para los transeúntes.

No solo los barrios lo sufren, sino en buena parte de la ciudad. Para colmo los autos, que buscan evitar esas lagunas, no reparan en la gente que camina y terminan desparramando el agua, casi siempre encima de los caminantes.

Por eso cuando Jujuy llueve no siempre es agradable. Caminar bajo la tormenta es un problema y caminar sobre los pozos y los ríos, una aventura que no siempre se sabe como termina.

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario