La principal ceremonia en honor a la Madre Tierra se realiza al inicio de la siembra y cosecha, y en las marcadas y señaladas de la hacienda, pero el homenaje principal se lleva a cabo durante todo el mes de agosto, especialmente el primer día del mes, y este año tiene una fecha ideal: el 7 de agosto.

“Se hace la ceremonia este mes porque la madre tierra está en descanso, no se puede abrir el seno de la madre tierra cuando queremos”, explicó Kusikilla, una especialista jujeña en la cultura andina, y agregó que “hay que tener en cuenta las fases de la luna, que sea en cuarto creciente, donde están abiertas todas las energías, y eso cae el siete de agosto”, subrayó.

Te puede interesar: Mauricio Macri y Gerardo Morales honraron a la Pachamama en Purmamarca

Kusikilla dijo que lo importante es rescatar la esencia de la ceremonia. “La Madre Tierra merece respeto como una madre y que se le ofrezcan cosas hermosas. Meses antes empieza la preparación de la persona, que no debe ser ociosa, mentirosa, ni debe robar”, argumentó.

Según contó, la ceremonia la deben hacer las personas mayores que aman la tierra y estén equilibradas. Maíz, papa, frutas, hojas de coca, cigarrillos, vinos, agua y Coa macho para sahumar, son elementos indispensables para iniciar el ritual. “Hay que sahumar con Coa macho, que está en el cerro con las energías de la noche y el día, por eso tendremos una energía especial. Hay que hacer un círculo contra el reloj, de adentro para afuera. Luego dejarlo cinco minutos tapado con un manto de aguayo. Cuando sale el humo, lo retiramos”, indicó.

Kusikilla dijo que el procedimiento debe hacerse de a dos, hombre y mujer. La mujer le alcanza al hombre las ofrendas pero pidiéndole para todos, no solo para uno mismo. “El maíz y la papa son alimentos básicos. Las frutas tiene un sentido especial, representativas de todas. El maíz a todos los granos, y las papas a los tubérculos. Con esa energía se hace producir más para que no haya hambre”, dijo.

Tepuede interesar: Agosto mes de la Pachamama, una tradición que se transmite por generaciones

Además resaltó que no se debe morder las ofrendas y después dejarlas en el hoyo porque sería como darle a la tierra “lo que sobra”. Pasas de uva y maní son otros alimentos a ofrecer, “todo poco, porque estamos poniendo con sentimiento y amor y no es necesario traer mucho”.

Después de poner estas ofrendas se ofrece el agua del manantial, nunca poniendo nada de plástico, todos elementos de tierra y nada de gaseosas. “El agua se pone en los cuatro puntos cardinales. También con vino patero o chicha. Nunca tomando antes. Luego se ofrece hojas de coca, cuatro o seis a la Pacha y a todos los participantes, porque además representa un vaticinio hacia la persona”.

Kusikilla dijo que los cigarrillos deben ser los preparados artesanalmente o en su defecto los comprados, pero sacándoles el filtro, porque son contaminantes. “Se prende, se fuma y se ofrece a la madre tierra poniéndola como una vela. Si queda derecho y blanco, es augurio de buena salud”, manifestó la representante de la cultura jujeña.

KUSIKILLA EXPLICA EL RITUAL DE LA PACHAMAMA

Cuando se termina la ceremonia, todos los participantes que quieran pueden pasar y ofrendar las hojas de coca, el vino, la quínoa y los cigarrillos. Luego se tapa el hoyo con lajas y se ponen dos canteros con agua y vino, con cuatro claveles blancos que van a los cuatro puntos cardinales y que sirven para proteger la salud. “El año que viene, cuando se levantan las lajas, si están húmedas habrá agua para las cosechas, sino habrá sequía”, explicó.

Kusikilla dejó un mensaje especial para cerrar: “A la madre tierra no se le agradece, se le pide y se comparte con ella. Sin faltarle el respeto, mostrándole mis logros y lo que conseguí”, puntualizó y recomendó que la ceremonia siempre se haga mirando al sol.

Copyright  Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario