Sin dudas las mascotas son tan especiales en algunas familias que ocupan un lugar como un integrante más y se los extraña cuando no están. Tal es el caso de Angelita, una perrita que la familia Balderrama encontró tirada en una cancha de fútbol. La habían envenenado y tenía una sarna muy avanzada por lo que decidieron adoptarla y brindarle un tratamiento para que se recupere.

Angelita y su familia estuvieron durante 3 meses con constantes visitas al veterinario hasta que logró curarse totalmente, desde allí se convirtió en el alma de la casa. Esa fiel compañera quedó para siempre en la memoria de todos los que viven en la casa.

Lamentablemente, un año después la perrita falleció y dejó un vacío inmenso en todos. Su recuperación había hecho que sean mucho más cercanos a ella y su forma de ser se extrañó en cada rincón de la vivienda.

Es por eso que este año decidieron incluirla en la mesa de las ofrendas por el Día de los Fieles Difuntos. La recordaron como lo que es, una integrante más de la familia. La tradicional escalera de pan, agua, alimento y algunos juguetes no faltaron junto a la foto de esa negrita que tanto extrañan.

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Deja tu comentario