Nunca está mal soñar. Y muchos menos esforzarse para que esos sueños lleguen a ser una realidad. Porque se puede. Así lo demuestra Raúl García. Es jujeño, de San Pedro. Suboficial de la Armada Argentina, hoy trabajando por la patria en una de las zonas más duras del planeta: la Antártida. “Es muy emocionante estar hoy en este lugar. Siempre lo soñé”

García está a más de 4.500 kilómetros de distancia de su querido ramal jujeño, en la base más antigua de Argentina, la Base Antártica Conjunta Orcadas en Isla Laurie, junto a personal militar de Fuerzas Armadas, científicos y meteorólogos. “Disfruto cada momento de lo que me toca vivir a diario con mis compañeros, porque me gusta lo que hago, y lo siento muy profesional”, aseguró.

Raúl en la Antartida.jpg

“Desde que ingresé a la Armada a los 18 años soñé con vivir y disfrutar de todo lo que me sucediera a mi paso”, dijo el oriundo de San Pedro durante una parate de su labor en el continente blanco, que comparte con una dotación que integran otros 15 argentinos que harán la invernada 2020-2021.

Te puede interesar: Lorena Suvia, una jujeña que hace patria navegando por la Antártida

Su primera Campaña Antártica para Argentina fue durante el verano del 2014 en la Base Petrel, aunque esta es la primera vez que pasará un año entero en la Antártida. Está en el cargo de Reparaciones y Lucha Contra Incendios como encargado del mantenimiento general de la base. “Cualquier cosa que se averíe o necesite arreglo es mi responsabilidad restituirlo a su estado original”, detalló.

Desde muy temprano comienza con su trabajo que implica varias responsabilidades. “Chequeo que los elementos de lucha contra incendios estén siempre listos a usarse en caso de necesidad, y colaboro en tareas generales de la base como hacer agua”, subrayó el orgullo de San Pedro.

El jujeño en formación.jpg
El jujeño en formación

El jujeño en formación

Ese ítem es fundamental. Para lograr agua para el consumo diario en la Antártida se acarrea nieve en cubetas que luego derretirlas en tanques que abastecer a la base. “También cubrir guardias y estar dispuesto a ayudar en lo que me pidan”, contó el hijo de San Pedro e integrante de la Armada

García ingresó en el año 1997 y lleva 23 años de servicio en la Armada. Con 41 años es especialista en máquinas con capacitaciones especiales en el control de averías. “Aún recuerdo mi primera navegación en el buque logístico ARA Patagonia en el 2002, y las navegaciones en la corbeta ARA Drummond patrullando el Mar Argentino en el 2006; y los muchos sueños por cumplir aún, tanto en lo profesional y personal”, contó entusiasmado.

Te puede interesar: Oficio, perseverancia y vocación, la historia de una jujeña que prestará servicios en la Antártida

“Siempre busco estar ahí con esfuerzo y sacrificio; es lo que aprendí en esta carrera y trato de superarme todos los días, dando el ejemplo a mis pares y esperando lo mejor. Servir a la Patria es dar lo mejor de mí a diario y en cada momento, sin pedir nada a cambio”, aseguró, no sin dejar de añorar Argentina.

Asegura que a aquellos chicos que les gusta la profesión y quieren llegar, deben trabajar y no perder las esperanzas. “Desde muy chico, cuando tenía 7 años, les decía a mis padres que quería ir a la escuela militar, después de grande me llamó mucho la atención la Armada y cambió mi vida, le dio un giro muy importante a mi futuro”, cuenta Raúl.

Estudió en la escuela primaria Nº 217 Aeronáutica Argentina, para luego seguir su etapa en la secundaria Técnica N° 1 de San Pedro, a quien recuerda a diario. “Mi especialidad es mi orgullo”, destaca. Vivió en el Barrio Patricios en la calle Puerto Argentino de San Pedro donde aún se encuentran sus padres y hermanas: Genaro García y Salustiana Cruz, Gloria y Rocío.

Antartida argentina.jpg

San Pedro siempre está en el corazón para Raúl. “Algo que nunca olvido es que cuando tenía 10 años, los domingos a la mañana era el primero en llegar a la cancha para jugar al futbol, momentos inolvidables de una infancia feliz”, y agregó: “Mis mejores recuerdos son cuando iba a la escuela primaria con mi hermana mayor, Gloria, las calles de mi barrio, la casa donde me crié, mis amigos de niño. Siempre están presentes en mí”.

“Del ámbito naval y de todos los destinos donde estuve, me gusta compartir con mis compañeros, me gusta su gente. La Armada es mi vida, mi familia y la llevo con orgullo a donde vaya”, concluyó uno de los jujeños de la Armada.

Argentina es el país que cuenta con mayor tiempo de permanencia en la Antártida, llevando 116 años. También es el país que más bases tiene en el continente, entre permanentes y temporarias llegan a 12: Belgrano II, Carlini, Esperanza, Marambio, Orcadas, San Martín, Brown, Cámara, Decepción, Melchior, Petrel y Primavera.

Copyright  Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario