#TiempoDe Solidaridad

El voluntario de la Fundación “Manos Abiertas”, René Casas, consideró que gran parte de las problemáticas sociales responden a la falta de amor. “Están cada vez más deteriorados los lazos afectivos”, consideró.

René Casas es uno de los fundadores de la delegación de “Manos Abiertas” en Jujuy, que comenzó a trabajar en el año 2010. “En aquel momento nos movía lo que nos mueve al corazón de todos, las ganas de ayudar”, recordó.

Destacó también que la inspiración de la fundación viene de la Madre Teresa y el Padre Alberto Hurtado. No obstante, subrayó que Manos Abiertas “es una organización compuesta por hombres y mujeres de buena voluntad, pero comparten diferentes credos. Para hacer el bien no hay que poner barreras”, afirmó Casas.

Casas sostuvo que Manos Abiertas intenta trabajar en distintos lugares donde hay necesidades: “hombres en situación de calle, gente con HIV, personas en abandono parental, enfermos terminales. Tenemos 45 obras en todo el país. En Jujuy empezamos con las personas en situación de calle y los niños con familias con necesidades básicas insatisfechas”, precisó.

Con relación al vínculo que establecen con las personas que ayudan cotidianamente, Casas expresó: “Muchas de las heridas que tenían las personas que queríamos ayudar, eran las heridas que tenemos nosotros mismos. Eso nos igualaba. Lo material era la excusa que nos vinculaba, todos buscábamos un lazo afectivo”.

Dinámica de Manos Abiertas

Con respecto al trabajo que cumplen hoy en día, René detalló: “Hoy los ayudamos para que tomen la decisión de ingresar a la casa y los acompañamos en el proceso de recuperación, que lo hacen ellos. Deben recomponer la afectividad, recuperar la autoestima, y en un período de tiempo que varía, van cumpliendo objetivos que les permite reinsertarse. Puede variar de tres a ocho meses”.

Pero no solo la gente va a la Fundación, sino que ellos salen a los barrios: “Visitamos a la gente en la calle. En los casos más extremos, en algún momento ellos piden ayuda. Cuando salimos a verlos nos decían porqué no les llevábamos ropa, luego porque no los visitábamos y por último porqué no los saludábamos en la calle. Piden afecto a gritos”, aseguró Casas.

Tiempo para dar

¿Y cómo se hace tiempo una persona que trabaja, tiene familia, para ayudar a los demás, a quien no conoce? René responde: “Yo salgo a la calle. Durante el día estoy preocupado por el trabajo, familia, etc. Y me preguntó, ¿para qué voy a ir a ayudar si me falta el tiempo? Cuando me encuentro con ellos, que por ahí están tirados en la calle, y han consumido de todo, el agradecimiento que nos dan…. Siempre nos bendicen y agradecen. Los niños nos sonríen. Eso es más valioso que todos mis problemas. Te llena el alma, este es mi lugar en mi mundo. Eso me permite darme cuenta de qué es lo importante”, explica sonriente.

Casas aportó algunos datos. Indicó que este año ha disminuido la población adulta en situación de calle. “Hoy hay entre 25 y 30 personas. Ahora se ven niños y varios consumiendo, que antes no lo veíamos. Aquí el problema principal es la falta de amor. Están cada vez más deteriorados los lazos afectivos”, argumentó.

Por último, René concluyó: “Esto se resuelve con amor, hay que volver a recuperar los lazos de amor. Ellos se recuperan cuando se descubren queridos”.

La Fundación Manos Abierta funciona en calle Juan Carrizo, a metros de la Avenida Córdoba. 

Copyright © TodoJujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.
Comentarios: