Abigail Finney fue engañada por un desconocido cuando se encontraba en su dormitorio universitario en First Street Towers, en el campus de West Lafayette de la Universidad de Purdue en Indiana, Estados Unidos.

Todo empezó cuando la joven estaba con su pareja y un grupo de amigos en la habitación. Ella se quedó dormida y los chicos siguieron tomando copas y jugando a algunos videojuegos. Inclusivo logró oír que uno de ellos, Donald Grant Ward, le deseó a su novio tener "buen sexo" con su flamante pareja.

Al rato, se despertó al sentir un roce sobre su remera. La habitación estaba totalmente oscura y los demás chicos estaban dormidos en un futón. Ella asumió que era su novio, y después de unas caricias, comenzaron a tener relaciones sexuales, según el relato del portal BuzzFeed News. Estuvieron callados porque no querían despertar a nadie.

Después de unos minutos, Abigail le dijo que tenía que ir al baño. Cuando volvió y prendió la luz quedó en shock: el hombre que estaba en su cama no era su pareja, sino que se trataba de Grant. "Recuerdo que me sonrió. Fue una imagen extraña. Me puse frenética. No sabía lo que estaba pasando", dijo la víctima, en diálogo con el portal estadounidense.

En un primer momento, la joven pensó que era una broma pesada entre su novio y sus amigos, en la que habían cambiado de lugar mientras ella estaba en el baño. Desesperada despertó a todos, fue al living de la habitación, pero su pareja no estaba. Lo encontró durmiendo en otra habitación.

Abigail lo despertó y le preguntó cuánto tiempo llevaba allí. Él le respondió que se acostó en ese lugar porque estaban incómodos en el futón con los otros dos estudiantes, y que no había querido molestarla. Al escuchar esto, la víctima le contó todo lo que pasó con Grant. El problema fue que sabía como catalogar lo que sufrió. Si bien sabía que era una violación, legalmente no lo tenía claro, ya que no fue forzada a tener relaciones. "Me siento violada. Esto se siente mal. Pero no sé si es ilegal", le dijo después a dos amigas.

En Indiana, estos casos no están tipificados como violación. Solamente cinco estados de Estados Unidos tienen estipulado como delito el abuso sexual mediante la figura de "fraude de identidad". De acuerdo a las leyes del país, el sexo solo se convierte en violación cuando se lo obliga a través de la fuerza o las amenazas, si la víctima tiene una discapacidad mental y no puede dar su consentimiento correctamente, o si no está consciente de que se está llevando a cabo la relación sexual.

"Estoy menos protegida que la propiedad en este estado. Mi cuerpo puede ser tomado y usado y no representa un crimen", planteó Abigail, sobre el vacío legal que expuso su caso.

Todo ocurrió en enero del 2017, pero el caso sigue dando que hablar porque Grant fue declarado inocente tras un juicio de tres días. Su abogado, Kirk Freeman, admitió que pudo haberla engañado, pero que eso no implicaba que había existido una violación.

visitimg

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Deja tu comentario