Por cuarta vez la oferta sobre el canje de deuda del gobierno nacional fue rechazada por la mayoría de los bonistas que tienen en su poder papeles de duda emitidos en dólares y hoy bajo una ley extranjera.

Noticia relacionada: Bonistas rechazaron el canje de deuda que propuso Argentina

Del total de bonos por 64.800 millones de dólares incluidos en la operación, solo el 35% se presentaron al canje. Esto quiere decir que casi dos tercios de los bonos aún no aceptan ser canjeados, y por lo tanto es imposible cerrar con éxito la operación.

Sucede que los bonistas argentinos ingresaron masivamente al canje, con lo que la parte del canje obtuvo el 95% de adhesiones. Pero sólo el 9% están canjeables.

A su vez, los bonos que están registrados en agentes de compensación en el extranjero representan un total de 58.968 millones de dólares (el 91% del total de bonos canjeables). Y en este caso, solo se habrían presentado al canje el 26%, es decir papeles por algo menos de 17.000 millones de dólares.

La suma de los bonos locales y extranjeros dan como resultado una aceptación del 35% aproximadamente.

Cabe recordar que en relación a la primera oferta, esta vez obtuvo un 15% más de adhesión.

Lo que esta situación deja en claro es que los tres fondos de bonistas que la semana pasada advirtieron que tenían el control sobre el 60% de los bonos canjeables no mentían.

De esta manera los números también obligan al ministro Martín Guzmán a encontrar un atajo para mejorar el valor de la oferta y así achicar la distancia de tres dólares que existe entre lo que ofrece y lo que reclaman los bonistas. En la cuarta propuesta, Guzmán se comprometió a que no avanzaría en el canje si no alcanzaba un umbral mínimo general de adhesiones del 66,66% del total de los bonos o el 50% en cada emisión.

Más información: Deuda: El Gobierno recibirá contraofertas hasta el lunes

Con las cifras conocidas ayer, no cumple con ninguna de las dos condiciones. De modo que lo más probable es que en estos días se anuncie oficialmente una prórroga de la vigencia de la oferta, que formalmente vence el 4 de agosto.

Fuente: Clarín

En este marco, Joseph Stiglitz, premio Nobel de Economía y referente del ministro Martín Guzmán, criticó duramente a los acreedores de la deuda externa argentina y alertó que una crisis de deuda global podría provocar un desastre en términos de conflicto social.

"La larga lucha de la Argentina para reestructurar su deuda frente a acreedores privados

recalcitrantes, miopes, testarudos y de corazón duro ha demostrado que las cláusulas de acción colectiva (CAC) no son tan efectivas como se esperaba", sostuvo.

Habló de lo que puede sucederle a países no sólo como Argentina sino sobre todos aquellos de ingresos medios o bajos que este año no podrán hacer frente a sus obligaciones de deuda por más de u$s130.000 millones.

"Una crisis de deuda global empujará a millones de personas al desempleo y alimentará la inestabilidad y la violencia en todo el mundo", advirtió el economista medios nacionales.

Dijo también que la decisión de organismos como el G20 y el FMI de suspender el cobro de deudas "no resolverán el problema sistémico del endeudamiento excesivo" ya que se necesita "una profunda reestructuración de la deuda".

En este sentido Stiglitz propuso la implementación de un plan para la "recompra voluntaria de bonos soberanos de deuda" en países de ingresos medios y bajos, con el objetivo de "reducir la carga" de la acreencia y minimizar "la exposición a acreedores privados riesgosos".

"La solución tiene que ser integral y tenemos las herramientas para hacerlo; sólo necesitamos la voluntad política", sentenció.

Fuente: Ámbito Financiero

Copyright  Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario