Rubio llegó lejos. El perro callejero que con perseverancia y simpatía logró que una azafata de Lufthansa lo adoptara ya está en Alemania, feliz y en su nueva casa. En las imágenes se lo puede ver en un amplio jardín jugando con Olivia Sievers.

La historia de amor entre Rubio y Olivia nació en Buenos Aires, pero ya dio la vuelta al mundo. Cada vez que la azafata venía a la ciudad paraba en un hotel de Puerto Madero y en la puerta la esperaba un perro callejero que con el resto de la gente era retobado y esquivo, pero con ella era puro cariño. Jugaban, paseaban y se despedían hasta el próximo encuentro. Tras varias idas y vueltas, ella decidió adoptarlo y conseguir una libreta sanitaria para poder llevárselo a Europa.

Hubo que llenar papeles con SENASA, validar la vacunación y hacer distintos trámites que se resolvieron en 20 días, hasta que el perro pudo viajar la semana pasada.

Hoy Rubio, como lo bautizó Olivia, vive en Friesland -un distrito rural ubicado a 280 kilómetros al oeste de Hamburgo- con la azafata, su novio y dos perros más.  "Se hizo muy amigo de los otros perros. Tienen como un campo atrás de la casa. Se los ve corriendo y en bicicleta. También hay caballos en la zona. El lugar es espectacular", dijo a Clarín Ariel Rota, de la asociación Mascotas Puerto Madero Adopciones Responsables, quien ayudó con el trámite de la adopción y todavía sigue en contacto con Olivia vía chat.

Medios de todo el mundo difundieron la historia, que parece de película. Y que tuvo un final feliz. 

visitimg

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Deja tu comentario