Coronavirus. 

Descubren que el virus puede dejar huellas en las uñas

Los pacientes que manifestaron dichas huellas resultaron asintomáticos. Expertos señalan que puede tratase de un daño en los vasos sanguíneos o simplemente coágulos de sangre por una respuesta inmune montada contra el virus.

Ya se sabe que los principales síntomas de COVID-19 son la fatiga, pérdida de olfato, fiebre o tos. Incluso algunas secuelas en la piel. Ahora, se sumó un nuevo indicio que reflejaría que el virus pasó por el cuerpo, y estaría en las uñas.

Luego de contagiarse de COVID-19, un grupo reducido de pacientes han presentado uñas descoloridas o deformadas por varias semanas, lo cual fue denominado como "uñas COVID", según informó Science Alert. Se trata de un síntoma caracterizado por formar una media luna roja, creando una banda convexa sobre la zona blanca en la base de las uñas. Esto parece manifestarse previamente a otras marcas de uñas vinculadas con COVID-19, y quienes lo padecen lo empiezan a notar menos de dos semanas después del diagnóstico. Se reportaron casos, aunque no una cantidad significativa.

El mecanismo de base que se encuentra en este patrón de media luna continúa sin estar claro. El daño de los vasos sanguíneos a raíz del virus podría ser uno de los posibles motivos. Otra alternativa, según informa Science Alert, es que se trate de una respuesta inmune montada contra el COVID-19 que provoca mini coágulos de sangre y decoloración.

Cabe destacar que se tratan de huellas que no deben alertar a las personas. Es que los pacientes que manifestaron dichas huellas resultaron asintomáticos, aunque no está claro cuánto tiempo duran, habiendo permanecido entre una semana y más de cuatro semanas en los casos informados.

También, de acuerdo a lo informado por el medio, se han encontrado hendiduras horizontales en la base de las uñas de los dedos de manos y pies, denominadas como "líneas de Beau". Estas suelen manifestarse cuatro semanas o más, después del contagio. Según expertos, estas aparecen cuando hay una interrupción temporal en el crecimiento de las uñas, a raíz de un estrés físico en el cuerpo, como una infección, desnutrición o efectos secundarios de medicamentos como los de quimioterapia. A medida que las uñas crecen entre 2 y 5 mm por mes en promedio, las líneas de Beau tienden a notarse de cuatro a cinco semanas después de que aparece el estrés físico; mientras va creciendo la uña, se va manifestando la hendidura.

Además de estas huellas en las uñas, que son las más comunes vinculadas al COVID-19, los investigadores han descubierto otros casos inusuales. Las uñas de una paciente se soltaron de la base de la uña y se terminaron cayendo tres meses después del contagio. Se trata de un fenómeno conocido como onicomadesis, y se especula que acontece por razones parecidas a las que tienen las apariciones de las líneas de Beau. Otro paciente manifestó líneas blancas horizontales en sus uñas que no desaparecen con la presión. Estos se conocen como líneas de Mees o leuconiquia transversal. Aparecieron 45 días después de dar positivo por COVID-19.

Para concluir, es preciso afirmar, como señala Science Alert, que si bien estas tres afecciones siguieron a una infección de coronavirus, no es posible confirmar que hayan sido causadas exclusivamente por la enfermedad.

Copyright © TodoJujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.
En esta nota:
Comentarios: