Cilla Carden es una mujer australiana que vive en Girrawheen, una localidad al norte de Perth. Según denunció, su vida era tranquila hasta que un vecino tuvo la idea de instalar una parrilla en el jardín: desde ese momento, el olor a comida asada es insoportable porque ella es vegana.

El gran problema no era sólo la parrilla, sino que lo que principalmente cocinaba era pescado, pero fue más allá con la denuncia y se quejó del humo del cigarrillo y ruidos molestos.

Pero en el barrio ella ya tenía un antecedente, otro vecino accedió a sus quejas y terminó levantando la parrilla. Toan Vu, el vecino en discordia, fue llevado ante la justicia local por no hacer lo mismo.

el denunciado.jpg

En declaraciones que publica el diario británico The Guardian, Cilla Carden explica que no tiene calidad de vida: "Colocaron una parrilla y solo huelo a pescado, solo puedo oler a pescado. No puedo disfrutar de mi jardín, ya no puedo salir de casa", declaró angustiada.

Desde 2017 mantuvo la batalla legal hasta que la Corte Suprema de Perth desestimó su caso y le dio la razón al vecino.

"A la señora Carden se le dio una oportunidad justa para presentar su caso, y los miembros del tribunal condujeron los procedimientos de manera justa y apropiada" se puede leer en la sentencia. Ahora, invita a los vecinos a "dirigir y gastar sus energías en la resolución de sus diferencias lo mejor que puedan".

Asado
Asado
Asado

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Deja tu comentario