Después de dos días de resistencia, el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva se entregó ayer a la Justicia para comenzar a cumplir su condena de doce años y un mes de prisión por delitos de corrupción vinculados al escándalo conocido como “Lava Jato”.

El dirigente del Partido de los Trabajadores (PT) llegó pasadas las 22.30 local a la sede de la Policía federal (PF) de Curitiba, donde purgará su pena en una celda de unos 15 metros cuadrados, con baño privado y derecho a dos horas diarias de aire libre.

Te puede interesar: En medio de un caos, Lula da Silva se entregó a la policía y es trasladado a su lugar de detención

Lula arribó a bordo de un helicóptero, tras ser trasladado desde San Pablo en avioneta. En ningún momento se lo vio esposado, como había dispuesto el juez Sérgio Moro.

Varias centenas de detractores del ex mandatario se congregaron frente al edificio, lanzando fuegos artificiales, haciendo sonar cornetas y silbatos y golpeando cacerolas. Desplegaron una bandera de Brasil gigante, al grito de "Viva la República de Curitiba, viva Sérgio Moro", refiriéndose al magistrado que ordenó su encarcelamiento.

Te pude interesar: Miralo en vivo: Lula participa de la misa en honor a su esposa fallecida

En ese contexto, el juez Ernani Mendes Silva Filho prohibió que se realicen protestas y acampes en los aledaños de la sede de la Policía Federal de Curitiba, tras verificar la "aglomeración de personas y movimientos que pueden ocasionar trastornos a los vecinos de la región y graves lesiones al orden de la seguridad".

El líder de izquierda, de 72 años, se entregó a la Policía durante la tarde de ayer en la sede del Sindicato de los Metalúrgicos de San Pablo, a donde se había recluido desde el jueves, cuando el juez Moro emitió la orden de arresto.

Te puede interesar: Tras la orden de detención, Lula se refugió en el sindicato metalúrgico

El ex mandatario logró abandonar el edificio en medio de escenas de tensión y forcejeos por el bloqueo de los militantes del PT, que rechazan su arresto.

Lula salió a pie y abordó un vehículo de la Policía Federal que esperaba en las inmediaciones para dirigirse al aeropuerto de Congonhas. El convoy de la fuerza de seguridad estuvo compuesto por vehículos oscuros sin insignias de la institución, tal como había solicitado su defensa.

Fuente: Clarín.com

visitimg

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Deja tu comentario