París sufrió uno de los peores incendios de su historia. Las dos terceras partes de la catedral de Notre Dame fueron devoradas por las llamas que, además, provocaron el derrumbe de la aguja central. Los investigadores descartaron que se hubiera tratado de un atentado y trabajan en la hipótesis de un accidente.

Desde un primer momento, la Fiscalía de París desechó la posibilidad de que alguien hubiera ocasionado el incendio de manera intencional. "Estamos trabajando sobre la base de una destrucción involuntaria provocada por fuego", aseguraron los investigadores.

De acuerdo a lo que puntualizó la agencia AP, el accidente podría haber tenido que ver con el proyecto de renovación de la aguja de la iglesia, con un costo de 6,8 millones de dólares. "El gran logro de los bomberos fue impedir que el fuego se extendiera hasta el campanario de la torre norte", indicó el jefe de los bomberos parisinos, Jean-Claude Gallet.

El fuego empezó en la parte superior del edificio. Las llamas comenzaron alrededor de 18.50 hora local y tomaron primero el techo de la catedral. Los bomberos tardaron cerca de cinco horas para circunscribir el incendio y salvar la estructura en su totalidad.

El presidente francés, Emmanuel Macron, se acercó hasta la iglesia para seguir de cerca el operativo. Desde allí, dio un discurso en el que consideró "que lo peor del incendio se evitó", aunque destacó que la batalla "todavía no se ganó totalmente".

"Es la catedral de todos los franceses. Es nuestra historia, el lugar donde vivimos nuestras guerras y liberaciones. Nuestra gratitud hacia los bomberos, que pusieron en riesgo su vida para intentar terminar con el fuego. Reconstruiremos Notre Dame", prometió el mandatario.

Hubo muchas dificultades para empezar el operativo. Esto generó que, en forma muy rápida, el fuego ganara terreno. Poco a poco buena parte de la iglesia empezó a destruirse. En ese momento no había turistas, aunque la zona de alrededor fue evacuada por precaución.

La catedral de Notre Dame es uno de los edificios más emblemáticos de la capital francesa, ubicada en la isla de la Cité, en el río Sena. Construida entre 1163 y 1345, es la iglesia gótica más famosa de la era medieval. Su arquitectura es reconocida por, entre otras cosas, sus gárgolas y arbotantes.

Entre las obras de arte más reconocidas que tenía están sus tres ventanas rosadas, ubicadas a lo alto de las caras oeste, norte y sur de la estructura. Sus invaluables tesoros también incluyen una reliquia católica: la corona de espinas, que solo se exhibe de manera ocasional.

FUENTE: TN
visitimg

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario