Un hombre tomaba sol en el jardín de su casa en el barrio londinense de Clapham, al suroeste de la ciudad, cuando un cuerpo cayó desde el cielo. Literalmente. Y cayó con tanta fuerza que dejó un agujero en el césped y en la losa del jardín. "Al principio, pensé que era un vagabundo que dormía en el jardín – dijo el hombre al tabloide The Sun –. Llevaba su ropa. Miré más atentamente y vi que había sangre en todos los muros del jardín. Entendí rápidamente que había caído".

Según las investigaciones, el hombre era probablemente un polizón que cayó del tren de aterrizaje de un avión de Kenya Airways que descendía en el aeropuerto de Heatrow.

De acuerdo con el vecino afectado, "una de las razones por las que el cuerpo estaba intacto es porque estaba como un bloque de hielo".

La aerolínea explicó que la Policía rastreó el cuerpo a su vuelo desde Nairobi a Londres y que una mochila con agua y comida fue hallada en el compartimiento de aterrizaje del avión. Una autopsia está próxima a realizarse para determinar la causa de la muerte.

Debido a la falta de oxígeno y al frío extremo, la mayoría de os polizones que se esconden en los trenes de aterrizaje de aviones no sobrevive.

Aunque la noticia es sorprendente, no es la primera vez que sucede. En septiembre de 2012 un joven de 30 años de Mozambique murió al caer del tren de aterrizaje de un avión proveniente de Angola.

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario