La Justicia de Tucumán condenó a 18 años de prisión al abuelastro de “Lucia”, la nena de 11 años que fue violada y embarazada por la pareja de su abuelo. El único acusado se declaró culpable.

La nena y su madre pidieron la interrupción legal del embarazo pero se la negaron debido a que cursaba la semana 21 de gestación. Por este motivo se le practicó una cesárea: la bebé pesó 600 gramos y murió a los 10 días de nacer.

El Juez condenó al abuelastro por “abuso sexual con acceso carnal agravado por la convivencia, ambos en concurso ideal por el delito de corrupción de menores agravada”.

Cabe resaltar, que la ley amparaba el pedido de la joven pero la práctica se realizó recién cuando se expidió el oficio judicial. Allí se produjeron las “objeciones de conciencia” de todos los médicos del Hospital de Este Eva Perón y se convocó a otros dos especialistas que realizaron la intervención.

Eliseo Víctor Amaya (67), que era pareja de la abuela de la niña, acepto un juicio abreviado que comprendió una audiencia durante la mañana de este viernes cuando se conoció la sentencia de “abuso sexual doblemente agravado por el grave daño a la salud mental y física de la niña aprovechando la situación de convivencia”.

En un comunicado las organizaciones de derechos humanos Andhes y Cladem, quienes acompañaron a la niña y la familia durante el proceso, dijeron: “El acusado se declaró culpable pero no pidió disculpas por el daño ocasionado”.

“Sol”, nombre de fantasía que utiliza la madre de Lucía proteger su identidad, con mucho dolor dijo: “Causo un daño tremendo y le arruinó la vida y dejó marcada a mi hija y a toda mi familia”.

El juicio abreviado y el resultado fue “la mejor opción para proteger a la niña que no debió pasar por un proceso que puede ser revictimizante y estigmatizante”.

Copyright  Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario