Justicia.. 

Causa AMIA: Galeano, primer juez del caso, condenado a 4 años de prisión

La resolución de la Cámara Federal de Casación implica una revisión de la sentencia debido a las serias irregularidades detectadas en el manejo del caso.

Por  Redacción de TodoJujuy.com

Juan José Galeano, el juez que estuvo a cargo del caso del atentado contra la AMIA desde el momento de la explosión, indagó sobre la implicación de Irán y fue destituido debido a las serias anomalías que ocurrieron en el proceso judicial. Por decisión de la Cámara Federal de Casación Penal, fue sentenciado a cuatro años de cárcel. El tribunal federal que llevó a cabo el juicio oral lo había condenado previamente a seis años de prisión.

A pesar de que el tribunal penal más alto del país examinó y disminuyó la condena, si la decisión de la Cámara de Casación se mantiene (aún está pendiente la apelación ante la Corte Suprema), el exmagistrado terminaría encarcelado. Los cargos incluyen malversación de fondos, como cómplice necesario, en combinación con prevaricación y detención ilegal agravada.

Galeano quedó condenado a cuatro años de prisión.

Con una mayoría de votos, los jueces Carlos Mahiques y Diego Barroetaveña exoneraron a todos los implicados en el caso conocido como "pista siria", que inicialmente desvió la investigación hacia Alberto Kanoore Edul, un sirio-libanés con vínculos familiares en la misma localidad de origen que la familia del entonces presidente Carlos Menem. Por otro lado, en una postura disidente, la jueza Ángela Ledesma denunció un posible encubrimiento y se pronunció a favor de condenar al exjuez y a los agentes de inteligencia involucrados en esa maniobra también por dicho delito.

Causa AMIA: la postura de Carlos Mahiques

Cuando se trata de evaluar la sentencia, en un segmento de un veredicto de 711 páginas, el magistrado Carlos Mahiques expresó: “Con su accionar, Galeano ralentizó y desvió el curso de la investigación que entonces ingresó y permaneció por años focalizado en una pista y en personas que fueron juzgadas en la instancia de debate oral y público, pero que no llegaron a completar a todos los autores y partícipes".

El tribunal oral federal que llevó adelante el juicio oral lo había sentenciado a seis años.

Después, se agregó: "El ex juez se valió -aunque contaba con otras alternativas y recursos- de caudales de origen público para lograr una declaración pactada con uno de los imputados, con base en la cual ordenaría luego la detención ilegítima de los ex policías bonaerenses que se prolongó varios años. Estos, se dirá, forman parte de los elementos del tipo penal, pero todo adquiere mayor desvalor cuando se trata del proceder de un magistrado que se valió de esa mayor investidura para organizar y ejecutar conductas que sabía ilícitas”.

En su opinión, Mahiques afirmó al explicar la sanción: “Dejando a un lado la destitución de la magistratura y sus motivos, a esta altura la pregunta pertinente no es si Galeano fue un buen o mal juez desde la consideración genérica de su integridad ética o profesional. Quizá importe más en este acápite, la constatación de que sus excesos -y hasta los ilícitos en los que intervino- fueron la última consecuencia de que no fue clara y totalmente consciente de su impotencia y limitaciones frente a un escenario donde el Estado exhibió la inoperancia de sus agencias y el oscuro entramado de implicaciones y responsabilidades de varios de sus principales actores”.

Eamon Mullen y José Barbaccia.

La situación de los ex fiscales

El fallo también analizó la actuación de los ex fiscales del caso, Eamon Mullen y José Barbaccia. El Tribunal Oral Federal 2 los había sentenciado a dos años de prisión por no haber informado las irregularidades, acusados de negligencia en el ejercicio de sus funciones. La Cámara de Casación ratificó esa condena, pero modificó la calificación del delito: los consideró cómplices necesarios de los crímenes imputados a Galeano.

“En lo que refiere a Eamon Gabriel Müllen y José Carlos Barbaccia, evalúo como circunstancias agravantes, sus respectivas intervenciones -o su ausencia-, dirigidas a convalidar el accionar ilícito de Galeano y la prolongada privación ilegítima de la libertad de los ex policías a la que contribuyeron a mantener como miembros del Ministerio Público Fiscal. Ello implicó la consiguiente cancelación y forzosa postergación de los proyectos personales, familiares y profesionales de los afectados puestos así en una desfavorable situación frente a las vicisitudes de un proceso de características como el presente”, se indicó.

Para Casación, “no fue menor en el sesgo que tomaron los acontecimientos las facultades y el uso que de ellas hicieron ambos fiscales como titulares de la acción penal y promotores de la actuación de la justicia en defensa de la legalidad del procedimiento y de los intereses generales de la sociedad. Un poder como el que ostentaban demandaba procederes ajustados a la ley y no a los designios monocráticos de un magistrado o al de otros involucrados que pugnaban por instalar versiones ajenas a la verdad histórica”.

El fallo además confirmó la condena al ex titular de la SIDE Hugo Anzorreguy.

Se condenó también al ex director de la SIDE por la causa AMIA

La sentencia también ratificó la condena contra el ex director de la SIDE, Hugo Anzorreguy, la cual fue establecida en dos años y medio. Patricio Finnen, el agente de inteligencia, fue sentenciado a dos años como cómplice necesario en el delito de malversación de fondos.

El delito de malversación de fondos se refiere a los 400 mil dólares que la SIDE pagó a Carlos Telleldín para que testificara mientras estaba bajo arresto, aproximadamente dos años después de su detención inicial. Durante ese tiempo, hizo una declaración acusando a policías de la provincia de Buenos Aires de haber sustraído la camioneta utilizada en el atentado. Este episodio se conoció como la causa Brigadas. La Cámara de Casación condenó a Telleldín a una pena de un año y nueve meses. Su ex esposa, Ana Boragni, quien ya había sido condenada por el tribunal oral, fue la única absuelta en esta instancia. Victor Stinfale, abogado de Telleldín, también recibió la confirmación de su absolución.

Carlos Telleldín, un individuo implicado en el tráfico ilícito de vehículos, fue procesado en dos ocasiones como cómplice del atentado. Durante el primer juicio, compareció en el estrado junto a agentes de policía de la provincia de Buenos Aires, a quienes había acusado de haber retirado la camioneta utilizada en el ataque de su domicilio. En esta instancia, tanto los policías como Telleldín fueron absueltos por el Tribunal Oral Federal 3, tras determinar que estas acusaciones surgieron de un pago “espurio e ilegal” de 400 mil dólares provenientes de la agencia de inteligencia, supuestamente destinado a financiar la publicación de un libro que Telleldín afirmaba que iba a escribir.

Carlos Telleldín fue el reducidor de autos que fue juzgado dos veces como partícipe del atentado.

A pesar de las apelaciones, la Corte mantuvo vigente la imputación contra Telleldín durante los primeros dos años, antes del surgimiento de la denominada "pista Brigadas", lo que resultó en la necesidad de someterse a un nuevo juicio. En este segundo proceso judicial también fue exonerado. Hoy, dicho veredicto fue confirmado por la Cámara de Casación.

El proceso judicial por el presunto encubrimiento que sacó a la luz las irregularidades del caso se inició en 2015. La sentencia se emitió el 28 de febrero de 2019, tras casi cuatro años de debates públicos y orales que generaron conflictos internos y denuncias dentro del oficialismo de ese período, destacadas por la entonces diputada Elisa Carrió y el ex jefe de la Unidad AMIA, Mario Cimadevilla. De los 13 acusados que comparecieron ante el tribunal, cinco fueron absueltos, encabezados por el fallecido ex presidente Carlos Menem, quien murió el 14 de febrero de 2020.

"Hice mi trabajo lo mejor que podía", dijo Galeano

“Hice mi trabajo lo mejor que podía y solo quise llegar a la verdad”, les expresó Galeano a los magistrados de Casación el pasado 12 de marzo, antes de que se dictara la sentencia. Galeano tiene 66 años y comentó: “La mitad de mi vida fue la causa AMIA”, dijo. Narró que a los 35 años ascendió al cargo de juez y, al año siguiente, tuvo lugar el estallido en la sede de la institución comunitaria judía. “No sabía nada de terrorismo, no había reglas, nadie sabía nada... Hice mi trabajo lo mejor que podía hacerlo. Solo busqué la verdad”.

Galeano en los años de la investigación del atentado.

Galeano fue cesado de su cargo debido a su desempeño en el caso AMIA. Mencionó a su familia y compartió su experiencia enfrentando un cáncer. Sus palabras estuvieron acompañadas por algunas muestras de emoción, manifestadas a través de lágrimas. “¿Revisa su actuación?”, le preguntó en esa audiencia el juez Carlos Mahiques. “Nunca me imaginé encontrar tantas miserias”, respondió. Habló de llamados, peleas, discusiones y boicots que vinieron de la política y no desde el Poder Judicial. “Actué con ingenuidad”, admitió.

Antes de la sentencia en el juicio oral, Galeano había comunicado a los jueces del tribunal: “Si ustedes hubieran estado en mi lugar, ¿qué hubieran hecho? No sólo les pido empatía ya que todos son jueces y están juzgando a un abogado por su actuación como juez”. Y agregó: “Aún con escasez de medios, nuestra inexperiencia en el tratamiento del terrorismo, la falta de investigadores adecuados y confiables, sin legislación apropiada, pudimos hacer una enorme investigación que desenmascaró a los responsables”, sumó.

A Galeano le queda la instancia de apelar a la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

El tribunal le impuso una sentencia de seis años de prisión. Ahora, la Cámara de Casación estableció una pena de cuatro años para él. Le resta la posibilidad de presentar una apelación ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

Copyright © TodoJujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.
En esta nota:
Comentarios: