Condenaron a los policías torturadores de Güemes

Las penas son de 10 a 12 años de prisión. El tribunal además inhabilitó de por vida a los condenados a ejercer nuevamente un cargo público. Roberto Barrionuevo, quien filmó las torturas recibió una pena de tres años.

Ayer los jueces de la Sala III condenaron a Marcos Gordillo a la pena de 12 años de prisión efectiva, e inhabilitación perpetua para volver a ocupar un cargo en la cúpula policial.

Leonardo Serrano, Matías Cruz y Héctor Ramírez fueron condenados a 11 años de prisión efectiva e inhabilitación perpetua.

En el caso de Alberto Ontiveros, la pena es de 10 años de prisión efectiva e igual inhabilitación.

Finalmente Roberto Barrionuevo, el efectivo que filmó las torturas desde su teléfono celular, fue condenado a tres años de ejecución condicional y además le impusieron reglas de conducta.

Causa Civil

Por la demanda civil de la víctima Martínez se fijó un resarcimiento de $110.000 que deberá pagar el Estado Provincial.

Antes de la lectura de la sentencia, abogados determinaron que las pruebas en contra de los seis policías fueron contundentes para determinar su participación en los hechos.

"Se ha logrado demostrar el funcionamiento de una organización para torturar gente en una Comisaría que fusionaba como si fuese un centro clandestino de detención”, dijo el abogado querellante Pedro García Castiella.

“Hay muchísimas pruebas que se han logrado acreditar sobre la responsabilidad de los imputados y en los personal considero que debieran estar presos desde la jefe para abajo todos, porque todos sabían lo que ocurría en esa comisaría en un lugar específicamente diseñado para que se ejecuten estas prácticas sin que nadie se entere, sin que nadie lo vea sin que nadie lo escuche”, agregó García Castiella.

Sobre el funcionamiento y el lugar para aplicar las torturas, detalló que era “una comisaría con dos accesos, uno de ellos sin ningún tipo de control. Un espacio al fondo distante a 70 metros de la calle y ningún tipo de conexión audiovisual, ni auditiva con nada ni nadie. Donde había seis operarios de ese turno aplicando torturas y el oficial de servicio no sabía dónde estaba su personal”.

¿Era un violador?

Durante la etapa del juicio se dio a conocer una especie de cadena viral donde se destacaba que en el juicio se estaba condenando a policías que cumplieron con su deber y que el entonces detenido menor de edad filmado en la ceremonia de tortura, estaba involucrado en la aberrante violación de una menor. Consultado sobre esto, García Castiella destacó: “No hay nada que justifique la tortura. No vamos a calificar por tipo o gravedad de delincuente que se justifique más o menos la aplicación de tormentos. Yo apenas me hice cargo de esta causa averigüé por esa discusión viral que se dio en los últimos días acerca de un hecho que dicen que estuviera involucrado a quien represento que es Mario Rodríguez, pero es una de las bajezas de la defensa”.

El letrado, agregó que Rodríguez (el torturado que aparece en el video) fue sobreseído en esa causa porque no tenía nada que ver. En esa causa fueron imputados otros menores y Rodríguez fue absuelto. El involucramiento de Rodríguez en la causa fue fruto y consecuencia de estas mismas prácticas aberrantes de la policía que cuando había algún delito, los detenía a Rodríguez, Martínez y algún otro más. Esa era la forma de esclarecer los delitos y lo dice en su testimonio el propio Martínez, que para parar la tortura que era desesperante había que decir lo que ellos querían escuchar. En el caso puntual de Rodríguez, esta acusación es calumniosa y absolutamente falsa. Él fue absuelto y hay una sentencia judicial al respecto”, finalizó García Castiella.

Fuente: InformateSalta e Interactivanoticias

Copyright © TodoJujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.
Comentarios: