La familia del niño que murió en el año 2007 al caerse de un barranco cuando estaba dentro de la Escuela Nº 4344 de la localidad de Iruya, esperó 12 años para obtener una condena resarcitoria, tras la pérdida irreparable.

Así lo confirmó la Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial, condenando a la provincia de Salta y a una docente, a pagar $250 mil cada uno en concepto de capital e intereses por el hecho ocurrido hace 12 años.

En esa oportunidad, el niño concurría al Jardín de Infantes de la escuela ubicada en el paraje San Isidro a 9 kilómetros de Iruya y a la hora del almuerzo no lo podían encontrar, luego lo hallaron sin vida en un barranco cercano al establecimiento.

Según el acta de defunción, la muerte del niño se produjo a las 15.30, vale decir dentro del horario en el cual debía estar en la escuela. La madre del niño argumentó las deficientes de seguridad del establecimiento que facilitaron que no se advirtiera la salida del lugar.

Iruya (1).jpg

Luego de la sentencia, la provincia apeló la decisión considerando que hubo un error en la valoración de los hechos. Pero los jueces contestaron que los padres delegan el cuidado, control y vigilancia en el momento en que ingresan a la escuela.

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Deja tu comentario