“Todos estamos preocupados por lo que pasa en Bolivia”, dijo Mauricio Macri minutos antes de ingresar a la reunión de Gabinete en la Casa Rosada, en lo que fue la primera definición sobre la conflictiva situación política e institucional que vive el país vecino.

El Gobierno argentino había emitido un comunicado desde cancillería donde pide "paz y diálogo" para superar la crisis. "Ante la renuncia a su cargo como Presidente del Estado Plurinacional de Bolivia, anunciada el domingo en la tarde, por Evo Morales Ayma, el Gobierno argentino hace un llamado a todos los actores políticos y sociales bolivianos para preservar la paz social y el diálogo, enfatizando importancia de encaminar este periodo de transición que se ha abierto por las vías institucionales que establece la Constitución de ese país", señala el comunicado.

Te puede interesar: Descontrol en Bolivia: saquearon la casa de Evo Morales y otros ex funcionarios

El embajador argentino en Bolivia, Normando Álvarez García, había dicho que la postura oficial era evitar hablar de golpe de Estado. El diplomático dijo que la salida de Evo Morales es "una interrupción del orden constitucional, basada en una gran conmoción social y similar a cuando fue la renuncia de De La Rúa".

El canciller Jorge Faurie, en diálogo con TN, dijo que en las últimas elecciones en Bolivia "hubo un proceso irregular", a partir de las anomalías que detectó la Organización de Estados Americanos (OEA). El funcionario desmintió que Macri le haya ofrecido asilo político al expresidente de Bolivia. El actual Presidente Mauricio Macri y el electo, Alberto Fernández, se comunicaron luego de conocida la renuncia de Morales, aunque no trascendieron detalles de la charla.

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Deja tu comentario